Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘ángel’ para los agricultores 2.0

Las 'startups' agroalimentarias solo reciben un 0,9% de inversión de los fondos de capital riesgo. Nace una nueva aceleradora para ellas

Nace una nueva aceleradora agroalimentaria en Navarra. Ampliar foto
Nace una nueva aceleradora agroalimentaria en Navarra.

Los hermanos Úrculo Alvarez-Ossorio heredaron de su abuelo un huerto de naranjas. El terreno, de 25 hectáreas (el equivalente a 25 campos de fútbol), en la localidad valenciana de Bétera, estaba abandonado. La idea de reflotarlo y cultivar cítricos ecológicos, sin pesticidas de por medio, se convirtió en su proyecto vital. Incluir la tecnología era inevitable, eran jóvenes de los ochenta. Montarían una web de venta online de productos de la huerta valenciana. Solo hacía falta financiación.

Era el año 2011 y en España todavía no era frecuente hablar de startups (compañías emergentes mayoritariamente tecnológicas) ni de aceleradoras o rondas de financiación para conseguir inyecciones monetarias de empresas de capital riesgo o business angels, personas que se juegan su dinero financiando proyectos empresariales en sus fases iniciales a cambio de una participación accionarial. Su única salida era pedir una ayuda para jóvenes agricultores del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). Se la concedieron, pero el dinero no llegó hasta pasados tres años. “Ha costado mucho sacar esto adelante”, cuenta Gonzalo Úrculo, de 29 años y graduado en Economía por la Technische Universität Berlin. Naranjasdelcarmen.com cuenta hoy con más de 5.000 clientes en Europa y factura unos 400.000 euros al año.

Montar una startup agroalimentaria en España es una tarea titánica. De los 320 millones de euros que levantaron las pequeñas empresas emergentes de base tecnológica en 2014 en rondas de financiación, solo 8,5 millones fueron a parar al sector de la alimentación, según la consultora Venture Watch. La inversión de los fondos de capital riesgo en estos proyectos solo representó un 0,9% del total de las operaciones durante el pasado año, señalan desde el Instituto de Capital Riesgo.

Así funciona Orizont

Duración: proceso de formación y aceleración de seis meses en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela. La actividad empresarial deberá permanecer en Navarra durante dos años (desde la finalización del proceso de aceleración) o durante la participación de SODENA en su accionariado.

Apoyo financiero: cada proyecto contará con una dotación económica de 110.000 euros: 80.000 a devolver y 30.000 a fondo perdido.

Asesoramiento y proceso de aceleración: el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra se hará cargo del programa de aceleración, formación y asesoría especializada. Asesorarán a cada una de las ocho startups seleccionadas sobre oportunidades de negocio, networking, entrada en el mercado o desarrollo del plan de negocio.

Con el objetivo de dar salida a estas pequeñas compañías ha nacido Orizont, una aceleradora de startups impulsada por el Gobierno de Navarra que escogerá ocho proyectos al año a los que destinará 1,4 millones de euros. La misión de las aceleradoras es dinamitar el crecimiento de las startups; llevarlas en poco tiempo a la cúspide. A cambio, las empresas deben pagar un precio; ceder parte de su accionariado, en el caso de Orizont un 9%.

“Las empresas agroalimentarias generan un volumen de negocio superior a los 100.000 millones de euros, aportan un 9% al PIB nacional y dan empleo a más de 2,3 millones de personas. Ya es hora de que se les preste atención”, asegura Carlos Fernández, director de la Sociedad de Desarrollo de Navarra (SODENA), promotora de Orizont.

Para presentarse a la convocatoria, el proyecto debe ser innovador y escalable (hay que demostrar con un plan de negocio que es rentable y que tiene ambición de crecer a escala internacional). Los emprendedores seleccionados recibirán formación durante seis meses y una inyección de 110.000 euros para acelerar su startup. De esa cantidad, 80.000 se percibirán en forma de préstamo participativo, lo que quiere decir que la empresa estará obligada a devolver esa cantidad a menos que ceda un porcentaje mayor de su accionariado a Orizont. Los 30.000 euros restantes se recibirán a fondo perdido. Los seleccionados dispondrán de viviendas unifamiliares gratuitas en el municipio navarro de Tudela durante ese periodo.

Parte del equipo de naranjasdelcarmen.com en el huerto de Bétera. ampliar foto
Parte del equipo de naranjasdelcarmen.com en el huerto de Bétera.

Las puertas están abiertas tanto a empresas emergentes en fase inicial como a otras ya constituidas como naranjasdelcarmen.com, que en los últimos tres años ha registrado un crecimiento del 150% anual. “Estamos barajando la posibilidad de presentarnos a rondas de financiación. Ahora ya podemos decir que somos escalables. Además, la inversión es en algo tangible; tenemos árboles”, cuenta Gonzalo Úrculo. El 80% de sus ventas se realizan fuera de España.

Recibir una caja de naranjas en casa en 72 horas ha gustado. Su valor añadido es que el fruto se recoge del árbol una vez que reciben el pedido en su web. Las naranjas llegan frescas, sin tratamientos pre o pos cosecha. “Los mayoristas recogen el producto cuando todavía está verde y lo guardan en cámaras de frío. Luego lo desverdizan con etileno y le ponen una capa de cera para que brille. Nuestros clientes compran directamente al agricultor”, apunta Úrculo, que se encarga de gestionar el huerto con un pie en el barro y otro en la oficina. El pedido se hace por Internet y se recibe en 24 horas (en el caso de España) a un precio de entre 1,50 y 2,50 euros el kilo; en 72 horas en otros países por unos 3,30 euros. Además de naranjas, venden mandarinas y una serie de verduras y hortalizas a las que se suman aceite ecológico, mermeladas y miel 100% de azahar. Todo sale de sus huertos.

De las 2.200 compañías de nueva creación (las que tienen entre tres meses y 3,5 años de vida) registradas en enero de 2015, solo un 3% estaban relacionadas con la industria de la agroalimentación, según datos de Startupxplore, una de las mayores plataformas de startups de España. “Es muy difícil conseguir financiación. Se apoya sobre todo a las que están vinculadas con las telecomunicaciones”, apunta Javier Osés, doctor en Química por la Universidad Pública de Navarra y director de Proinec, startup dedicada a la fabricación de recubrimientos comestibles para alimentos lanzada en 2009.

Osés tiró de las llamadas tres efes: friends, family and fools (amigos, familia y locos). Más tarde recurrió a la empresa de capital riesgo Startup Capital Navarra y pidió un préstamo sin intereses del CDTI (dependiente del Ministerio de Economía). Consiguió el dinero suficiente para seguir investigando y poder desarrollar y patentar cuatro tipos de recubrimientos que protegen a los alimentos de la oxidación y la deshidratación. Su fórmula consigue una vida útil de las frutas y hortalizas que se venden peladas y cortadas de unos cuatro días más. Este año el reto es dar el salto a Europa. A Proinec le vendría bien una aceleradora para expandir más rápido su negocio. Eso sí, tendría que valorar si le compensa ceder parte de su compañía a cambio.

Radiografía del emprendimiento y el sector agroalimentario. ampliar foto
Radiografía del emprendimiento y el sector agroalimentario.