Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google paga en impuestos solo el 8,3% de su beneficio fuera de EE UU

La factura fiscal por su negocio exterior se duplica en los dos últimos años

Sede de Google en Nueva York
Sede de Google en Nueva York AFP

Google elevó ligeramente la carga fiscal que aplica a los beneficios que paga por los beneficios que genera su negocio fuera de EE UU. El impuesto efectivo fue del 8,3% en el ejercicio 2014, de acuerdo con la información entregada a los reguladores. Son tres décimas más que en 2013. La tecnológica de Mountain View dobló hace un año la cantidad de impuestos que paga en el exterior.

El detalle de los resultados presentado este lunes muestra que Google pagó 774 millones de dólares en impuestos fuera de EE UU, sobre un beneficio operativo en el exterior que ascendió a 9.323 millones. Es mucho menos de lo que pagan las corporaciones con sede fiscal en Europa. Aún así, se va alejando de una tasa del 3,2% que tuvo en 2011 ó del 4,4% en el ejercicio siguiente.

La compañía no explica por qué la factura fiscal creció durante los últimos dos años. Tampoco precisa cómo paga los impuestos en cada país, por los beneficios de sus filiales. En total, informa que le correspondió pagar 3.338 millones el pasado ejercicio, de los que 2.425 millones fueron a las arcas del Tesoro de EE UU y 140 millones a las de los estados sobre un beneficio de 7.936 milloes.

Google, como otras multinacionales de EE UU, realiza una sería de triquiñuelas contables que le permiten dirigir los beneficios hacia países donde virtualmente no paga impuestos, como Irlanda. De ahí los envía a paraísos fiscales, como las Bermuda. De esta manera logró acumular una masa de liquidez de 38.700 millones fuera de EE UU, sobre un total de 64.400 millones.

Obama plantea aplicar una tasa del 14% sobre el efectivo en el exterior de las tecnológicas

Las grandes multinacionales de EE UU acumulan más de dos billones de dólares en el exterior para reducir al máximo la presión fiscal. Bajo la legislación actual deberían pagar el 35% en impuestos. El presidente Barack Obama propone aplicar durante un año un impuesto del 14% a la masa de efectivo que tienen fuera del país. De ahí, se elevaría al 19% para ganancias futuras.

En el caso de Apple, esos activos ascienden a 157.800 millones de dólares, de 178.000 millones. Si se le aplicara de forma inmediata la solución de la Casa Blanca, la factura fiscal para la electrónica de Cupertino ascendería a unos 22.100 millones. Pero podría rebajarla si se tienen en cuenta los impuestos que ya paga en países que utiliza para dar forma a su entramado fiscal.

Apple es la corporación que más efectivo acumula en el exterior. Le sigue el conglomerado industrial General Electric, con unos 110.000 millones. En el caso de Microsoft se acercan a los 93.000 millones. En paralelo, el Departamento del Tesoro plantea que el impuesto de sociedades se rebaje al 28%, que quedaría en el 25% para las empresas en el sector de la manufactura.

A diferencia de la iniciativa adoptada por George Bush con el mismo objetivo, el impuesto que plantea sería obligatorio. Pero para que la medida que incluye en el presupuesto de 2016 entre en vigor, antes debe ser autorizado por el Congreso. Los conservadores ya ha mostrado su oposición aunque no la rechazan como base para avanzar en la reforma del impuesto de sociedades.

De hecho, la propuesta de Barack Obama no es la única que está sobre la mesa. Los senadores Rand Paul y Barbara Boxer plantearon antes una especie de vacación fiscal voluntaria por la que se aplicaría una carga fiscal a esa pila de efectivo del 6,5%. Sin embargo, incluye restricciones a la hora de utilizar el dinero que se repatría, con pagas a ejecutivos o premios a los accionistas.

Más información