Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España avanza que la economía crece el 0,6% este trimestre

El organismo calcula que el PIB aumentará un 1,4% en el conjunto de 2014

Advierte de que extender las subidas salariales generalizadas dañarán la recuperación

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde
El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde

El Banco de España ha adelantado este martes que la economía española está afrontando la recta final del año con buen tono. El organismo que dirige Luis María Linde, en su boletín de diciembre, señala que "de acuerdo con la información disponible, se estima que la economía estaría creciendo a una tasa intertrimestral del 0,6% en el último trimestre del año, lo que, de confirmarse, situaría la tasa de variación interanual del PIB en el 1,9%". Aun así, el Banco de España también lanza varias advertencias: la incertidumbre es elevada de cara a 2015, las exportaciones se debilitarán y la inflación continuará en terreno negativo. El supervisor se detiene especialmente en el tema laboral: avisa de que las subidas salariales generalizadas pueden frenar la recuperación.

Que los incrementos salariales generalizados se extiendan (...) supondría un paso atrás que podría interrumpir el proceso de recuperación"

El organismo lanza un mensaje optimista en su informe mensual sobre la recuperación económica en España. "A lo largo de 2014, la economía española ha ido afianzando la trayectoria de recuperación que inició en la segunda mitad del año pasado, en un entorno de mejora continuada de las condiciones financieras, aumento de la confianza y evolución favorable del mercado laboral", señala. La mejoría, dice, "se estaría apoyando en la fortaleza de la demanda interna privada, mientras que la demanda exterior neta mantendría una contribución al producto ligeramente negativa", explica. Con este cierre del año, el PIB aumentaría un 1,4% en el conjunto de 2014, vaticina el Banco de España.

Para 2015, el organismo sigue manteniendo su previsión de crecimiento del 2%, pese a que el Gobierno ya ha señalado en varias ocasiones que cree que se superará esa cifra, según insistió ayer el ministro de Economía Luis de Guindos. El Banco de España recuerda que la bajada del precio del petróleo ayudará a la industria, pero al tiempo, muchos países europeos han rebajado su actividad, lo que afectará a los niveles de exportación de España, y de ahí que la incertidumbre le impida mejorar las proyecciones de crecimiento, aunque tampoco la empeore. "El previsible debilitamiento de nuestros mercados de exportación a lo largo del año que viene se verá compensado por la prolongación de la mejoría de las condiciones de financiación, la depreciación del tipo de cambio del euro y el nivel considerablemente más reducido de los precios del petróleo que se proyecta en la actualidad", añade.

El informe de diciembre del supervisor señala que el empleo ha aumentado en 2014 a una tasa próxima al 1%, “en marcado contraste con el descenso del 3,3% del año pasado”. También celebra que la vinculación de los sueldos y la inflación sea cada vez menor. Las cláusulas de subidas salariales vinculadas al IPC e incluidas en convenios colectivos, según calcula el organismo, están en torno al 30%, “frente a cifras por encima del 70% antes de la crisis”. Valora esa evolución, porque así, dice, “se han limitado notablemente los potenciales efectos perversos de un factor que, tradicionalmente, ha mermado las ganancias de competitividad de la economía española”.

La crítica más directa del supervisor se dirige contra la posibilidad de que los salarios crezcan. Advierte de que los convenios sectoriales que provoquen subidas extendidas pueden frenar la recuperación. “La vuelta a procedimientos que impliquen incrementos salariales generalizados que se extiendan de manera uniforme a todos los sectores y empresas, supondría un paso atrás que podría interrumpir el proceso de recuperación de la competitividad de la economía española y dañar una de las bases fundamentales de su recuperación”, avisa.

Para el organismo que dirige Linde, es necesario reducir el peso de los convenios sectoriales. "No se ha observado aún un cambio suficientemente significativo en la estructura de la negociación colectiva hacia un mayor nivel de descentralización que dé lugar a un aumento de la dispersión salarial", apunta. "Resulta fundamental seguir aumentando el grado de descentralización de las decisiones salariales al nivel individual de las empresas, con el fin de que se adecuen mejor a su situación específica y, en consecuencia, deben evitarse los acuerdos centralizados que puedan inducir incrementos salariales uniformes. Ello supondría un retroceso que pondría en peligro la necesaria continuidad en la senda de mejora de la competitividad", insiste.

La advertencia del Banco de España parece ir en la línea con el Fondo Monetario Internacional, que en octubre pidió a España “mantener la moderación salarial”. Sin embargo, no coincide con otros organismos como la OCDE, que han pedido comenzar a revisar los salarios. Incluso el director del servicio de estudios del propio Banco de España, José Luis Malo de Molina, señaló hace justo un mes que las empresas rentables podrían pensar en revisar los salarios al alza.