Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de viviendas de menos de 400.000 euros se libran del golpe fiscal

El Gobierno mantiene los beneficios fiscales para las ganancias patrimoniales adquiridos antes de diciembre de 1994

El Gobierno ha suavizado finalmente el golpe fiscal a la venta de vivienda de segunda mano que escondía la reforma fiscal. El Grupo Popular del Senado ha presentado una enmienda al proyecto del IRPF para mitigar el efecto de la supresión del coeficiente de abatimiento --un ajuste para limitar las grandes plusvalías de los años ochenta-- y los índices correctores monetarios --que tiene en cuenta la revalorización por el efecto de la inflación-- sobre las ganancias patrimoniales obtenida de las ventas de viviendas adquiridas antes de diciembre de 1994.

Esta nueva fórmula suponía en la práctica un mazazo para la venta de vivienda de segunda mano a partir del 1 de enero de 2015. Aquellos que compraran un piso o casa antes de diciembre de 1994, tengan menos de 65 años y la vendan obteniendo una ganancia, tendrán que pagar mucho más a Hacienda a partir del año que viene (siempre que esta casa no sea la vivienda habitual).

Ahora, el PP, con el visto bueno del Ministerio de Hacienda, ha presentado una enmienda al proyecto que se tramita en el Senado para que se mantengan los coeficientes de abatimiento para las ganancias patrimoniales "hasta que la suma acumulada de valor de transmisión de los bienes supere los 400.000 euros".

El nuevo tratamiento de las plusvalías adquiridas antes de 1994 no solo afectaba a la vivienda, también a los bienes patrimoniales --metales preciosos, antigüedades, obras de arte, títulos y valores-- comprados antes de esa fecha y que se vendan con una ganancia.

Hacienda había recibido muchas presiones para eliminar esta medida incluida en la reforma fiscal. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y asociaciones inmobiliarias también habían censurado la medida.

Más información