Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La declaración de bienes en el exterior aflora otros 20.449 millones

31.824 contribuyentes han informado este año al fisco sobre su patrimonio en el extranjero. La Agencia Tributaria ha destapado unos 100.000 millones desde 2012

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Congreso.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Congreso. EFE

La declaración de bienes en el extranjero que los contribuyentes españoles han presentado ante la Agencia Tributaria este año ha aflorado 20.449 millones de euros, según revelan fuentes del ministerio de Hacienda. Desde 2012, Hacienda ha destapado alrededor de 100.000 millones de euros ocultos en el exterior, mucho de los cuales no tributaban.

El Gobierno aprobó en 2012 la obligación de detallar ante el fisco las cuentas corrientes, seguros, valores, inmuebles y otros derechos valorados en más de 50.000 euros que los españoles tenían en el extranjero. Para ello creó el modelo tributario 720 en el que los contribuyentes tenían que declarar sus bienes. Aquellos que no informasen al fisco sobre sus bienes y derechos en el exterior se enfrentaban a una sanción de 5.000 euros por cada dato omitido, con una multa mínima de 10.000 euros. Además, los impuestos afectados, IRPF y sociedades, ya contemplan sanciones específicas de hasta el 150% de la base de la sanción por no haber liquidado el tributo. Hacienda, además, cambió la legislación tributaria para que los bienes no declarados en el extranjero fueran considerados que procedían del último ejercicio no prescrito.

La Agencia Tributaria comenzó a recopilar los datos el año pasado. Los contribuyentes con bienes en el exterior tenían que declararlos antes del primer trimestre de cada año.

En 2013, el primer año en que entró en vigor la obligación de informar sobre el patrimonio en el exterior, 134.000 contribuyentes presentaron la declaración del modelo 720. Afloraron 88.000 millones de euros, el equivalente a nueve puntos del producto interior bruto (PIB), el doble de lo previsto inicialmente.

En la segunda oleada del proceso, que ha tenido lugar entre enero y abril de este año, 31.824 contribuyentes han declarado por primera vez bienes y derechos por importe de 20.449 millones de euros. Esta cantidad corresponde a cuentas corrientes, valores, seguros o inmuebles que los españoles han abierto o comprado en el exterior en los últimos meses o que tenían ocultos y los han declarado por primera vez.

Además, en las declaraciones presentadas ante la Agencia Tributaria este año otros 28.633 contribuyentes han declarado una revalorización de los bienes que informaron el año pasado por importe de 69.861 millones de euros.

Resulta difícil precisar cuánto dinero dejará este dinero aflorado en las arcas públicas porque muchos de estos bienes ya tributan en el extranjero. Otros no generarán impuestos hasta que se vendan. Además, en muchos casos existen acuerdos de doble imposición lo que deja la recaudación en el país de origen.

En Hacienda aún están depurando los datos para especificar el importe exacto de la revalorización. Además, tienen pendiente de detallar el origen de estos bienes. De los 88.000 millones aflorados el año pasado, 14.600 millones correspondían a cuentas corrientes; 17.000 millones a instrumentos de inversión colectiva; 2.400 millones a seguros y productos similares; 45.000 millones correspondían a otros valores de inversión como acciones y 9.000 millones de euros en inmuebles.

Aunque las cifras de las declaraciones de este año y las de 2013 no se pueden sumar porque aún hay que depurar los datos y desagregar las revalorizaciones registradas en 2014, lo cierto es que desde 2012 se han aflorado más de 100.000 millones de euros de bienes y derechos ocultos en el extranjero que antes no tributaban. Además, hay que tener en cuenta el dinero descubierto por la Declaración Tributaria Especial, el término con que bautizó a la amnistía fiscal. Fuentes de Hacienda precisan que no se pueden sumar todas estas cifras hasta que hayan sido depuradas por los profesionales de la Agencia Tributaria.

El Gobierno de Rajoy abrió en 2012 una amnistía fiscal que, aunque resultó un fracaso en términos recaudatorios —se ingresó la mitad de lo previsto, logró destapar 40.000 millones de euros que estaban ocultos en el extranjero. Algunos de estos bienes ya eran declarados por los contribuyentes en los impuestos correspondientes pero no en el modelo 720.

La caída de los ingresos tributarios durante la crisis ha llevado al Gobierno a endurecer la lucha contra el fraude fiscal. En 2012 aprobó una ley que endurecía las penas para el delito fiscal y establecía medidas adicionales para perseguir el fraude —entre las que se encontraban la declaración de bienes en el extranjero—. Con estas medidas la Agencia Tributaria logró cosechar 10.479 millones de euros el año pasado con su plan de lucha contra el fraude fiscal. Aunque la cifra está entre las más altas de la historia de la Agencia, supone un 9% menos que lo obtenido el año anterior. Este año parece que la cosa va mejor. El ministro de Hacienda anunció hace unos días en el Congreso que en el primer semestre de este año se ha recaudado 5.508 millones, en lo que es el mejor primer semestre de la historia.

Desde el PSOE se ha criticado que la reforma fiscal que acaba de presentar el Gobierno no haya incluido más medidas para luchar contra el fraude. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, se lo afeará hoy al ministro Montoro en el Congreso durante el debate a la totalidad sobre la reforma fiscal.

Más información