CUENTAS PÚBLICAS

El repunte de la recaudación contiene el déficit del Estado hasta julio en el 3,08%

El desfase entre los ingresos y los gastos sube a 32.050 millones y se reduce un 13% hasta julio respecto al mismo periodo de 2013

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.Chema Moya (EFE)

La Administración General del Estado, responsable de cerca de un tercio del gasto público, comienza a taponar el agujero del déficit público. El desfase presupuestario ascendió al 3,08% del PIB hasta julio, lo que significa que el Estado gastó 32.050 millones de euros más de lo que ingresó, según los datos difundidos este viernes por el Ministerio de Hacienda elaborados con la metodología de Contabilidad Nacional —homogéneos con el criterio de Bruselas—. La cifra mejora en casi 5.000 millones la registrada en el mismo periodo del año pasado, un 13% menos.

Aunque los números rojos en las cuentas públicas siguen siendo abultados, superan al del mes pasado, y aunque ya a mitad de año se acercan al límite impuesto por Bruselas para todo el ejercicio [en el 3,5% del PIB] hay que precisar que el dato está afectado por el especial calendario de ingresos fiscales. En el último trimestre del año se recauda un buen bocado del impuesto de sociedades —por los pagos fraccionados— y del IRPF —por la paga extra de diciembre—. Aún así hay que ser cautos porque el año pasado el déficit en este mismo periodo era del 3,6% y a finales de año escaló hasta el 4,5%, acumulando una desviación de casi un punto sobre la meta fijada por la Comisión Europea.

Fuente: Ministerio de Economía y Hacienda
Fuente: Ministerio de Economía y HaciendaEL PAÍS

La mejoría del desequilibrio presupuestario se debe sobre todo al repunte de la recaudación fiscal. La reactivación del consumo y la creación de empleo en los últimos meses contribuye a animar la recaudación. Los ingresos por IVA crecen más de un 10% y los recursos cosechados por el impuesto sobre la renta avanzan más de un 7%, según la contabilidad de caja.

El gran boquete en las cuentas públicas sigue estando en el gasto de los intereses de la deuda. Los costes financieros crecieron un 7,8% hasta alcanzar los 23.620 millones de euros. Y eso a pesar del buen momento que atraviesan los mercados financieros. Aunque los tipos que exigen por la deuda están en mínimos históricos, el volumen del pasivo de las administraciones públicas, cerca del 100% del PIB, requiere un alto coste.

Para compensar, el buen momento de los mercados financieros lanza un capote a los ingresos públicos. El capítulo de tasas, precios públicos y otros ingresos del Estado aumenta un 66%, unos 3.000 millones, por la diferencia entre los valores de reembolso y emisión de deuda pública.

El Estado ha suavizado el ritmo del ajuste de los gastos —los sueldos y salarios de los funcionarios crecen un 2,2% frente a un descenso en el mismo periodo del año pasado—, pero aún así sigue recortando sus gastos corrientes, bajan un 3,2%.

Más información
La deuda pública española supera por primera vez el billón de euros
El déficit del Estado baja al 2,52% en el primer semestre del año
España se convierte en la séptima economía más endeudada de la UE

El gran recorte lo han sufrido de nuevo las inversiones, que retroceden un 31,3%. Esta vez la rebaja llega por parte del Ministerio de Defensa, que reduce sus inversiones un 64%.

Los fondos que destina el Estado a nuevas infraestructuras públicas y obra civil acumulan una gran rebaja desde que estalló la Gran Recesión, en 2008. Para hacerse una idea del tajo que han sufrido, en los primeros siete meses de 2007, justo antes de la hecatombe financiera, la inversión del Estado superaba los 5.200 millones de euros. En el mismo periodo de este año apenas llega a los 1.600 millones, tres veces menos.

Otro de los capítulos en los que el Estado ha gastado menos hasta julio es el de transferencias corrientes —los fondos que entrega a otras administraciones para su financiación—, que se reducen un 8,3%, el equivalente a unos 5.500 millones de euros. Hasta julio, el Estado ha transferido menos recursos a la Seguridad Social y a las comunidades autónomas. Los Gobiernos regionales han pedido menos anticipos que el año anterior y la Seguridad Social tampoco ha requerido hasta el momento de los adelantos que le inyecta el Estado pero a final de año estas transferencias recuperarán su nivel de años anteriores.

Por otra parte, el déficit de la balanza por cuenta corriente se ha multiplicado por diez durante el primer semestre del año. El saldo entre los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias entre enero y junio ascendió a 9.900 millones de euros, según datos publicados este viernes por el Banco de España.

El fuerte aumento de este desequilibrio de debe al peor comportamiento del sector exterior. Las importaciones han crecido mucho por el impulso del consumo interno y las exportaciones se han resentido por las turbulencias en el corazón de Europa. Esta circunstancia ha provocado que la economía española tuviera en el primer semestre de este año una necesidad de financiación de 5.900 millones, frente a una capacidad de financiación en igual período del año previo de 2.900 millones.

Sobre la firma

J. S. GONZÁLEZ

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS