Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas anuncia medidas urgentes para el sector lácteo de entre 10 y 20 millones

La UE se hará cargo de los costes de almacenaje de los productos para estabilizar precios

El expositor de yogures de una tienda de Moscú.
El expositor de yogures de una tienda de Moscú. EFE

Las ayudas de emergencia de la UE ante las sanciones rusas se extienden al sector lácteo. La Comisión Europea ha anunciado este jueves la puesta en marcha de ayudas para el almacenamiento de leche en polvo, mantequilla y algunas variedades de quesos para evitar distorsiones en el mercado interno como consecuencia de la bajada de precios que ya se está dejando sentir en Finlandia y en los países bálticos. Bruselas se hará cargo de cubrir los gastos de almacenaje de estos productos durante de un periodo de entre tres y siete meses, con un coste que fuentes comunitarias sitúan entre los 10 y los 20 millones de euros. Esta horquilla variará en función de las clases de quesos que finalmente puedan acogerse a las ayudas.

A mediados de la próxima semana, el comité de seguimiento de la crisis agrícola —en el que están representados los 28 Gobiernos de la Unión— aprobará estas medidas de urgencia y concretará la letra pequeña de las mismas, en especial en lo relativo a las tipologías de queso. En la actualidad, las ayudas para el almacenamiento estipuladas en la Política Agraria Común (PAC) únicamente cubren los quesos con denominación de origen protegida, generalmente de alto valor. Finlandia, Lituania, Letonia, Estonia, Países Bajos, Alemania y Polonia —los Estados miembros más afectados por el veto ruso a la importación de este producto— pretenden ampliar el marco de estas ayudas de emergencia a variedades más comunes, las más exportadas a Rusia.

En 2013, el conjunto de la UE exportó productos lácteos a Rusia por valor de 2.300 millones de euros. De esta cantidad, cerca de 1.000 millones de euros se corresponde con ventas de queso. Según cifras de la Comisión Europea, más del 90% de las exportaciones de queso producido en los países bálticos y Finlandia tuvieron destino final Rusia, cifra que desciende hasta el 43% en el caso de Polonia, hasta el 42% en Países Bajos y hasta el 38% en Alemania. Ante la imposibilidad de abrir nuevos mercados alternativos a corto plazo, los productores de estos países están empezando a dar un uso alternativo a la leche, como la producción de mantequilla. "Esto está empezando a tener efecto sobre el precio de este producto en el mercado interno europeo y es el principal problema que pretendemos atajar con estas medidas", destaca un portavoz de la Comisión para cuestiones agrícolas.

"Las señales sobre precios en el mercado muestran que la prohibición rusa ha comenzado a afectar a este sector", ha recalcado en un comunicado el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos. "Hay que encontrar nuevos mercados, pero, si es necesario, habrá más medidas". Tal y como hizo cuando la Comisión aprobó hace 10 días el primer paquete de 125 millones en medidas de emergencia para estabilizar los mercados hortofrutícolas, Ciolos ha garantizado que el Ejecutivo comunitario "continuará utilizando la PAC" en aras de la estabilidad de precios.

En la nota, el máximo responsable de Agricultura subraya que el Ejecutivo comunitario presentará próximamente un "primer análisis completo" sobre el impacto del veto ruso sobre el conjunto del sector. Los ministros del ramo de los 28 Estados miembros se reunirán el 5 de septiembre para debatir medidas a medio y largo plazo para el sector. "Lo aprobado hasta ahora son solo ayudas de emergencia", incide un portavoz del departamento.