El repunte del consumo sitúa la tasa de ahorro de las familias en negativo

El gasto supera a los ingresos por primera vez desde al menos el año 2000

Un hombre saca euros de un cajero automático.
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE

El repunte del consumo en el arranque del año no vino acompañado de un aumento de las rentas. Los gastos de los hogares españoles, sin incluir operaciones de préstamo, superaron a los ingresos en el primer trimestre del año por primera vez desde al menos el año 2000, cuando arranca la serie del Instituto Nacional de Estadística (INE), que hoy publicó los datos más recientes. Con casi seis millones de parados y dos recesiones a la espalda en el lapso de cinco años, los números reflejan que la economía española sigue sufriendo la dureza de la crisis pese a que el PIB vuelva a crecer y se ha empezado a crear empleo.

La renta disponible bruta de hogares e instituciones sin fines de lucro bajó un 2,7% respecto al primer trimestre del año pasado, mientras que el consumo final se elevó un 1,9% en el mismo periodo, de modo que no solo las familias españolas no consiguieron ahorrar en global un solo euro entre enero y marzo, sino que gastaron 2.987 millones de euros más de lo que ingresaron, lo que supone una tasa de ahorro negativa del 1,9%.

Más información
La tasa de ahorro de los hogares se estanca en el 10,4% de su renta
La tasa de ahorro de las familias cae a su nivel más bajo en los últimos doce años
Los ingresos de las familias retroceden al nivel más bajo de la crisis
La tasa de ahorro de los hogares marca otro mínimo y cae al 8,2% en 2012

Esta tasa de ahorro es una media que incluye tanto a las familias con una situación suficientemente holgada para poder consumir y ahorrar como otras que siempre gastan más de lo que ganan, pero el hecho de que por primera vez el global de lo que sale de los hogares supere a lo que entra significa que los ahorradores guardan menos y que los que vivían en déficit, lo han empeorado. Esta situación se registró en el dato publicado hace justo dos años, correspondiente al primer trimestre de 2012, cuando afloró un desequilibrio de 911 millones de euros, pero una vez revisado la estadística, ese desfase ha desaparecido y el primero registrado es el publicado hoy, el triple de voluminoso que el aparecido en 2012.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

“El consumo está repuntando más fuerte de lo que pensábamos, pero no de forma generalizada, lo que están aumentando son sobre todo los bienes de consumo duradero, como la compra de automóviles, que no se financian con la renta sino con créditos”, explica Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El balance de las matriculaciones de vehículos en el primer trimestre del año da buena cuenta de este repunte auspiciado por el Plan PIVE, de ayudas a la renovación de coches. Las marcas lograron hasta junio de 454.942 unidades vendidas, un 18% más que en el mismo periodo de 2013. En global, el consumo tuvo un comportamiento positivo en el primer trimestre con un avance del 0,4% respecto al trimestre anterior, según los datos del INE.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aun así, la tendencia a la baja de la tasa de ahorro registrada desde 2010 no se debe precisamente a una mayor alegría en el consumo de los hogares, sino a que la caída de las rentas (por destrucción de empleo y rebajas salariales, en otros motivos) llevó a que cada vez hubiese menos recursos disponible que destinar al ahorro. En el año móvil, que son los datos de los últimos 12 meses, la tasa de ahorro de los hogares quedó en el 9,4% de la renta bruta disponibles, un punto porcentual menos que hace un año y el nivel más bajo desde al menos 2005. La tasa de ahorro, que osciló entre el 9% y 10% en plena euforia económica, entre 2005 y 2008, escaló hasta el 17,8% en la primera parte de la crisis, cuando el pinchazo de la burbuja agudizó el miedo de los hogares y frenaron el gasto, pero después, pese al miedo, la renta bajó tanto que el ahorro fue bajando para poder sostener los gastos corrientes.

En el último trimestre, las rentas bajaron por, entre otros motivos, la caída de la remuneración de los asalariados (0,4%) y las reducción del 3% en las prestaciones recibidas por los hogares.

Sobre la firma

Amanda Mars

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS