Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades esperan que Hacienda les compense por la rebaja del IRPF

El Ministerio de Hacienda se reúne con las autonomías para explicarles la reforma fiscal

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La reforma fiscal que ha presentado el Gobierno afectará a las comunidades autónomas de régimen común (todas menos el País Vasco y Navarra). La rebaja fiscal del IRPF tendrá un coste de unos 6.000 millones en las arcas públicas y repercutirá en el reparto del sistema de financiación. Las comunidades tienen atribuido el 50% de la recaudación de este tributo. También tienen competencias para regular la tarifa autonómica, que representa la mitad de la estructura del impuesto.

El Ejecutivo ha reducido de siete a cinco los tramos del IRPF y ha bajado los tipos. Los consejeros de Hacienda de las comunidades han empezado a echar cuentas para ver cómo les afectará el cambio. El Ministerio de Hacienda explica que lo que pierdan por la caída de la recaudación se les compensará por el fondo de suficiencia, uno de los mecanismos del sistema que garantiza que las autonomías puedan financiar los servicios esenciales.

Aun así, algunas comunidades como Madrid ya han anunciado que cambiarán el tramo autonómico para beneficiar a aquellos contribuyentes que no se sientan beneficiados por la reforma fiscal que ha diseñado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Aunque todos los contribuyentes percibirán una rebaja con la reforma del Gobierno, los más beneficiados serán las rentas más bajas y las más altas.

Por su parte, el presidente catalán, Artur Mas, respondió este miércoles a las peticiones que le llegaron desde el PP catalán de formular en Cataluña una bajada de impuestos similar a la del Gobierno. “Hay una manera de hacer rebajas de impuestos: que nos transfieran toda la fiscalidad a Cataluña”, dijo, según informa Miquel Noguer.

Como las comunidades tienen competencias para modificar los tramos y los tipos en su tramo autonómico, el Gobierno espera negociar con ellas para acordar que haya cierta homogeneidad y que surjan grandes diferencias en la factura fiscal de los ciudadanos de unos y otros territorios.

Para ello ha convocado para este jueves el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) —el órgano de interlocución entre Hacienda y las comunidades para asuntos de economía— con la finalidad de explicarles el nuevo marco tributario y transmitirles que el próximo año recibirán más recursos que el actual.

Queda menos de un año para las elecciones autonómicas y locales y el Ejecutivo ha decidido que aplazará la reforma del sistema de financiación. No quiere abrir una batalla política entre comunidades en pleno periodo electoral. Por eso, no cambiará la estructura de reparto como piden la Comunidad Valenciana, Baleares, Madrid o Murcia (todas en manso del PP), entre las más perjudicadas por el sistema de reparto. Lo que hará el Ejecutivo es tratar de cambiar la cesta de impuestos que afectan a las comunidades. Hacienda tenía que haber elaborado un informe sobre los resultados del actual sistema de financiación pero no está en el orden del día del CPFF. No se espera que el cónclave de esta tarde sea polémico, aunque algunos consejeros de Hacienda echarán en cara a Montoro que haya congelado la reforma del sistema de financiación.

Para apaciguarles, el ministro les ofrecerá nuevos tributos. Bruselas exige a España que aumente los impuestos medioambientales y los relacionados con las actividades contaminantes. La postura de Hacienda pasa por ceder esos impuestos, que tendrán una recaudación de unos 2.000 millones de euros, a las comunidades para compensarlas por las modificaciones en el IRPF. Además, pedirá a cambio que ordenen la maraña de tributos autonómicos que afectan a la unidad de mercado.

Más información