Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Irresponsabilidad fiscal

La supuesta reforma fiscal se ha quedado en una rebaja del IRPF

Tras el hundimiento de voto del PP en las europeas Rajoy ha dado por terminada la legislatura y ya está en campaña para las municipales de la próxima primavera. La supuesta reforma fiscal se ha quedado en una rebaja del IRPF para bajar los tipos hasta el nivel que estaban cuando llegó a la Moncloa. Salvo para las rentas altas donde el PP elimina los tramos de progresividad que existían en 2011 e iguala lo que va a pagar un español que gane 60.000 euros que un presidente de una gran empresa que cobre 5 millones. También anuncia pequeños retoques en el impuesto de sociedades que benefician principalmente a las grandes empresas.

El FMI, la CE, el Banco de España y muchos economistas advertimos  que nos queda un ajuste fiscal de más de 40.000 millones

¿Había margen para bajar los impuestos? Los ingresos públicos han empezado 2014 unos 15.000 millones por debajo de lo previsto en el presupuesto. La Seguridad Social tiene un déficit de 20.000 millones. Rajoy a la vez que anuncia rebajas en el IRPF ha vuelto a meter la mano en la hucha de las pensiones que se agotará en 2016. Con un billón de deuda pública, 300.000 millones más que cuando llegó a la Moncloa, la pregunta es ¿quién pagará las pensiones de 2016? Ahora sólo importa las elecciones de 2015.

El FMI, la CE, el Banco de España y muchos economistas advertimos al gobierno que nos queda un ajuste fiscal de más de 40.000 millones y que los intereses de la deuda pública crecen más que los ingresos fiscales, principalmente por la deflación salarial. El gobernador del Banco de España acaba de advertir que el exceso de liquidez global hace que los precios de los activos no se rijan por los fundamentales. O sea burbujas financieras. Y Draghi ha advertido que los tipos de interés de la periferia europea pueden volver a aumentar. Por estas razones, recomiendan a España eliminar desgravaciones en IRPF y sociedades, que benefician sólo a grandes empresas y rentas altas, para subir la recaudación y reducir nuestra vulnerabilidad financiera.

Después de las elecciones de 2015, gobierne quien gobierne, volverá el austericidio

Rajoy anuncia una reforma que no estaba incluida en el programa de estabilidad que envió a Bruselas hace escasas semanas. En ese informe, el gobierno estimaba un déficit para 2015 de 20.000 millones inferior al que estima la CE con una previsión de crecimiento similar. Merkel está concentrada en mantener el estricto control que tiene de las instituciones europeas desde 2010 tras la intensa caída de votos de la derecha europea en las pasadas elecciones. Pero pronto habrá un nuevo presidente de la Comisión, un nuevo colegio de comisarios y un nuevo equilibrio de fuerzas en el Consejo. Entonces la nueva legislación fiscal europea aprobada por Rajoy les permite tumbarle su presupuesto si consideran que no cumplirá el objetivo de déficit de 2015 y devolverlo al parlamento español para que envíe otro nuevo más serio.

Rajoy anuncia una reforma que no estaba incluida en el programa de estabilidad que envió a Bruselas hace escasas semanas

Si se mantiene el control de la derecha en Europa cabe la posibilidad que miren para otro lado para ayudar a Rajoy a intentar ganar las elecciones. Pero después de las elecciones de 2015, gobierne quien gobierne, volverá el austericidio, los recortes de sanidad, educación y pensiones y las presiones para subir de nuevo el IVA, como en 2012. Volvería la recesión y el aumento del desempleo pero ahora la deuda pública sería del 100%. Esperemos que haya vida inteligente en Bruselas en esta nueva legislatura e impidan a Rajoy cometer este gravísimo error que dejaría nuestra deuda pública en extrema vulnerabilidad.