Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía mexicana detiene a un contratista de Pemex implicado en un fraude

La PGR ordenó la detención de Amado Yáñez, presidente de Oceanografía, por solicitar préstamos con documentos falsos

Un juez ha girado esta mañana una orden de aprehensión en contra Amado Yáñez, dueño de Oceanografía, una empresa contratista de Petróleos Mexicanos (PEMEX). El magistrado cree que existen elementos suficientes para investigarlo por el delito de violación a la ley de instituciones de crédito. A la empresa de Yáñez se le acusa de tramitar préstamos por 585 millones de dólares con el Banco Nacional de México (Banamex), la filial mexicana de Citigroup, con documentos falsos. La orden ya ha sido cumplida y el empresario se encuentra bajo la custodia de elementos de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Yáñez ha sido detenido por autoridades de la Agencia de Investigación Criminal en un hospital, donde se encontraba convaleciente tras una operación de urgencia realizada el 20 de mayo. La PGR informó de que el empresario, uno de los contratistas más importantes de Pemex, ya estaba en prisión preventiva desde el mes de marzo y será enviado a la cárcel una vez que sea dado de alta del hospital. La fiscalía garantiza que ha tomado las precauciones para que el imputado “no pueda evadir la acción de la justicia”.

Oceanografía ha trabajado con Pemex desde hace 40 años arrendando barcos y trasladando personal. El 97% de sus ingresos proviene de la paraestatal mexicana. La división de Exploración y Producción le ha entregado en los últimos 10 años 112 contratos, buena parte de ellos poco tiempo antes de que Felipe Calderón terminara su presidencia. 27 contratos siguen vigentes. Cinco de ellos fueron asignados en el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

El 11 de febrero las autoridades mexicanas inhabilitaron por 21 meses a la empresa para relacionarse con cualquier entidad del Gobierno y el Servicio de Enajenación de bienes (SAE) asumió la dirección de Oceanografía.

El fraude cometido en México ocasionó un boquete considerable en los resultados de Citigroup. Michael Corbat, el CEO, reconoció que el banco ganó 235 millones de dólares menos en 2013 a consecuencia del desfalco en Banamex, una de las filiales más importantes en el mundo. Citigroup concedió un crédito por 585 millones de dólares a Oceanografía porque esta presentó cuentas por cobrar a Pemex con documentos falsificados. Sin esos papeles la contratista no hubiera sido sujeta del préstamo.

La revelación del desfalco cimbró el escenario político y económico de México. El Congreso llamó a Emilio Lozoya, director de Pemex, a testificar. Poca información se dio en la comparecencia del mes de marzo. Lozoya señaló a los diputados que toda la información del caso había sido reservada para no entorpecer las investigaciones de la fiscalía.

Citigroup dio a conocer, sin revelar los nombres, que había despedido a once personas en México. Una investigación interna reveló que hubo controles laxos y créditos fraudulentos. “Desafortunadamente identificamos a otros empleados a través de otras líneas operativas que sus acciones, o faltas de ellas, provocaron que fallaran en proteger del fraude a la empresa”, señaló Corbat, el CEO, en un memorando interno que reproduce CNNExpansión. Cuatro personas despedidos eran ejecutivos de alto nivel.

Más información