Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chevron acuerda con YPF invertir otros 1.152 millones en Vaca Muerta

La estadounidense da por concluida con éxito la fase piloto de la alianza con la argentina

El pacto incluye la perforación de 170 pozos para extraer hidrocarburos no convencionales

Una estación de servicio de YPF cerrada en Benavidez.
Una estación de servicio de YPF cerrada en Benavidez. AFP

La petrolera estadounidense Chevron ha ampliado el acuerdo con YPF para invertir otros 1.600 millones de dólares (1.152 millones de euros) en el yacimiento de hidrocarburo no convencional de Vaca Muerta, según ha informado la petrolera argentina en un comunicado. Con esta decisión se pone en marcha la segunda etapa de la alianza entre Chevron e YPF tras concluir el proyecto piloto desarrollado en el área de Loma Campana durante el último año, coincidiendo con la expropiación a Repsol del 51% de la argentina. 

El acuerdo prevé la perforación de 170 pozos adicionales durante este año tras haber abierto 161 en la primera fase, proyecto que tuvo lugar en apenas 20 kilómetros cuadrados de la vasta extensión de Vaca Muerta —un 3%— tras una inversión de 1.240 millones de dólares (890 millones de euros).

La llegada de capital extranjero es un elemento imprescindible para YPF, ya que la petrolera argentina no cuenta con los recursos financieros necesarios para afrontar la explotación de Vaca Muerta, sobre todo tras la expropiación de YPF. Fue precisamente el hándicap de la nacionalización ante el exterior lo que obligó a Argentina a ceder más de lo previsto con vistas a llegar a un acuerdo. Así, aunque el acuerdo prevé repartir los beneficios de la explotación del yacimiento al 50%, el Gobierno también modificó la ley para permitir la salida del país de hasta el 20% de la inversión sin pagar impuestos.

Críticas por los privilegios del acuerdo

El cambio legal suscitó críticas dentro del país, que reprochaban al ejecutivo haber echado a Repsol con la acusación de no haber invertido lo suficiente y de exportar las ganancias vía dividendo para acabar permitiendo a la empresa estadounidense sacar buen provecho del tesoro energético de Argentina.

Pero Vaca Muerta bien merece sacrificar recursos destinados a la Hacienda Pública. De hecho, la propia YPF calcula que necesitará entre 15.000 y 16.000 millones de dólares para explotar solo el campo de Loma Campana, que ocupa una pequeña parte de los 30.000 kilómetros cuadrados del yacimiento. De estos, YPF es propietaria de unos 12.000 kilómetros.

La necesidad de semejante inversión se explica porque poner en marcha cada pozo cuesta siete millones y medio de dólares, aunque esta cifra se ha rebajado desde los 11 millones iniciales. El objetivo es alcanzar los 1.500 pozos y llegar a una producción de 50.000 barriles de petróleo y unos tres millones de metros cúbicos al día. Con vistas al futuro, YPF añade que "cada año se llevará a cabo una proyección presupuestaria hasta alcanzar el desarrollo total del área", lo que invita a pensar en que irá renovando anualmente su alianza con Chevron.

Asociación a largo plazo

“El año pasado dijimos que se trataba de una asociación estratégica y de largo plazo. Esta continuidad en el trabajo y el proyecto de explotación lanzado no hacen más que ratificar que elegimos el socio correcto y a la medida de lo que hoy necesitan YPF y el país”, ha celebrado Miguel Galuccio, presidente de la petrolera argentina y artífice del acuerdo de 2013 con Chevron tras su llegada al cargo.

“YPF es un socio y operador confiable, que está avanzando en el proyecto en la dirección correcta”, dijo por su parte Ali Moshiri, presidente de Chevron para África y América Latina. “Estamos satisfechos con el progreso alcanzado y esperamos continuar brindando nuestra experiencia técnica e inversión para ayudar a la Argentina a lograr el objetivo de ser autosuficiente energéticamente”, concluyó.

YPF y Chevron han anunciado, además, la ampliación de otro acuerdo estratégico poara explorar un posible yacimiento de shale oilque prevé la instalación de nueve pozos en Narambuena, un área de 200 kilómetros también situado en la provincia de Neuquén, dentro de la concesión Chihuido de la Sierra Negra. La inversión estimada es de 140 millones de dólares, que serán aportados íntegramente por Chevron. Esta fase, durante la cual YPF también será el operador, se completará en un plazo estimado de cuatro años, aunque los tiempos podrían acelerarse de acuerdo con los resultados.

Más información