Irlanda sienta en el banquillo a tres banqueros acusados de fraude

El colapso del Anglo Irish llevó al Gobierno a nacionalizarlo y a pedir un rescate millonario ante la UE y al FMI

Sean Fitzpatrick, ex director de finanzas, al salir de la corte en Dublín
Sean Fitzpatrick, ex director de finanzas, al salir de la corte en DublínBloomberg

Entre fuertes medidas de seguridad y enorme expectación, tres altos directivos del Anglo Irish Bank, acusados de fraude, han comparecido este miércoles ante un tribunal de Dublín, en un juicio histórico que pone cara a los presuntos culpables de la crisis. El colapso de ese banco llevó al Gobierno a nacionalizarlo en 2009 y a invertir más de 30.000 millones de euros para salvarlo. Un año después, ahogado por la deuda, Irlanda pidió un rescate a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional por 85.000 millones de euros, que abandonó con éxito en diciembre pasado.

En esta primera cita con la justicia irlandesa, los tres directivos han sido acusados de realizar prácticas “absolutamente fuera de la legalidad”. Este juicio es único en la historia de Irlanda. Unos 800 testigos, entre ellos 42 policías, y más de 24 millones de documentos han sido presentados a un jurado compuesto por doce personas, al que se añade, por primera vez, otras tres para que el proceso no se venga abajo en caso de que "mueran" o "enfermen" más de dos miembros.

Más información
Irlanda logra un acuerdo con el BCE para reestructurar su deuda
La policía detiene al ex consejero delegado de Anglo Irish Bank por fraude
Irlanda inicia la liquidación del Anglo Irish Bank
Oliver Wyman encumbró a un banco irlandés antes de su nacionalización
El juicio contra tres altos cargos del Anglo Irish Bank se retrasa hasta 2014

"Es la primera vez que ocurre en la historia del Estado. Todos ustedes son 15 jueces a todos los efectos en este caso", ha declarado el abogado del Estado Paul O'Higgins.

El ex director ejecutivo Sean FitzPatrick y otros dos altos directivos del Anglo Irish Bank son los primeros banqueros de renombre que se sientan ante un tribunal de lo penal en Irlanda por delitos relacionados con la crisis que atraviesa este país desde 2008, en gran parte originada por la burbuja inmobiliaria.

FitzPatrick, el ex director de finanzas, William McAteer, y el ex director general de préstamos, Patrick Whelan, se han declarado inocentes de los 16 cargos presentados contra cada uno por la "prestación ilegal de asistencia financiera", por un total de 451 millones de euros, a "16 individuos" en julio de 2008 con el fin de revalorizar de manera fraudulenta las acciones del Anglo.

El inicio de la crisis

Durante el boom de la construcción en Irlanda, el Anglo Irish Bank se convirtió en el prestamista preferido de ese sector por su facilidad para conceder créditos de alto riesgo, lo que generó deudas multimillonarias cuando estalló la burbuja en 2008.

FiztPatrick, McAteer y Whelan llegaron a prestar de manera supuestamente fraudulenta 451 millones de euros a esos 16 individuos, miembros de un grupo conocido como "Maple 10", para comprar acciones del banco.

Entre los integrantes del "Maple 10" figuran seis miembros de la familia de Sean Quinn, el que fuera en hombre más rico de Irlanda y a quien el Anglo reclama una deuda de casi 3.000 millones de euros, a pesar de que el exmillonario se ha declarado en bancarrota.

Como parte de la reestructuración del sistema bancario irlandés, el Gobierno de Dublín fusionó en 2011 el Anglo Irish Bank y el Irish Nationwide, y ambos fueron cerrados definitivamente el pasado año a través de una entidad llamada Irish Bank Resolution Corporation.

Ese delito está penado en Irlanda con un máximo de cinco años de cárcel y una multa que se situaría en un mínimo de 3.100 euros. El juicio ha generado tanto interés que las autoridades habilitaron otra sala en el complejo judicial de la capital irlandesa para que se pueda seguir el proceso a través de pantallas de televisión.

En su presentación, O'Higgins ha indicado al jurado que se tratará de esclarecer qué pasó con las "acciones o parte de las acciones" del Anglo en 2008 y enumeró ciertos aspectos contenidos en la Ley de Empresas irlandesa (2012) que son relevantes para la instrucción.

"Las compañías son estructuras que pueden generar un gran beneficio y, otras veces, daños considerables. Es vital que las acciones de una compañía sean tratadas de la manera adecuada, y, si no es así, se podría incurrir en un delito", ha señalado el abogado. En referencia al Anglo, ha recordado que se ofrecieron "préstamos en circunstancias muy extraordinarias, que no tenían nada que ver con sus negocios ordinarios, lo cual es muy importante para este caso".

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS