Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina y Repsol negocian para cerrar el pacto de compensación por YPF

El objetivo de ambas partes es dar carpetazo antes de que acabe el año

Jorge Capitanich, jefe de Gabinete argentino. Ampliar foto
Jorge Capitanich, jefe de Gabinete argentino. EFE

El Gobierno de Argentina y Repsol han comenzado ya las negociaciones para cerrar el acuerdo pactado para compensar a la empresa española por la expropiación de YPF, según reconoció el jefe de gabinete de la Presidencia, Jorge Capitanich. “La negociación con Repsol está en proceso de ejecución. Están reunidos”, dijo en la rueda de prensa, aunque rehusó dar detalles sobre las conversaciones bilaterales.

El Gobierno de Cristina Fernández ha expresado su deseo de que el acuerdo “se concrete rápidamente”. El objetivo de ambas partes es dar carpetazo antes de que acabe el año. El equipo de Repsol encargado de las negociaciones está encabezado por el director financiero, Miguel Martínez, y el vicesecretario general, Miguel Klingerberg, que se ha encargado de los asuntos relacionados con YPF desde la expropiación en abril de 2012.

Argentina y Repsol llegaron a un principio de acuerdo para el pago de 5.000 millones de dólares (3.700 millones de euros) en bonos soberanos argentinos, sin que exista una compensación en activos materiales. El consejo de Repsol exigió garantías para asegurar el cobro de dicha cantidad. Precisamente, la agencia de calificación crediticia Fitch, que mantenido en estable el rating de Repsol y su perspectiva tras valorar positivamente el acuerdo, ha subrayado la necesidad de tener esas garantías de cara al futuro.

La cantidad pactada es 1.700 millones de euros por debajo de lo que tiene anotado en libros. El máximo órgano prefirió cobrar esa cantidad de forma inmediata que esperar que se resolvieran los procesos judiciales abiertos en Estados Unidos, Argentina, España y la corte de arbitraje del Banco Mundial.

Repsol también autorizó el pago de una retribución a los accionistas en sustitución del tradicional dividendo a cuenta del año 2013, equivalente a 0,5 euros bruto por acción, bajo la fórmula del scrip dividend.