Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

YPF y Pemex piensan ya en una alianza para explotar el campo de Vaca Muerta

La mexicana quiere adquirir experiencia para sus yacimientos no convencionales

Cristina Fernández agradeció a Peña Nieto su interés en alcanzar el acuerdo

Despúes de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, agradeciera a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, su interés en alcanzar un acuerdo sobre YPF con Repsol, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha manifestado su disposición a participar en el yacimiento de Vaca Muerta, en Argentina, junto a YPF, según declaró a Reuters el consejero Héctor Moreíra.

La alianza prosperaría cuando se cierre el acuerdo alcanzado para indemnizar a la petrolera española por la expropiación del 51% de YPF. Pemex espera que esa posibilidad sea debatida en la junta de accionistas del 19 de diciembre. Vaca Muerta podría suponer para Pemex una experiencia en la explotación de yacimientos de esquisto o shale, así como conocimiento tecnológico y abrir las puertas fuera de su país.

En la misma línea, el presidente de YPF, Miguel Galuccio, manifestó el miércoles que la empresa espera lograr un acuerdo con Pemex para ayudar a desarrollar el yacimiento, en la región de la Patagonia. “Vamos a trabajar para desarrollar con Pemex una asociación con múltiples facetas que podrían incluir algún tipo de participación en Vaca Muerta y de intercambio de conocimiento y tecnología para el desarrollo del no convencional en México. Yo apuesto al trabajo regional”.

Según Galuccio, “sellar un acuerdo entre Repsol y el Estado argentino da la confianza necesaria para alcanzar nuevas alianzas con posibles inversores y así poder impulsar —en toda su dimensión— la explotación de no convencionales”, sostuvo.

Por su parte, el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, se mostró este jueves “muy satisfecho” con la ratificación del principio de acuerdo alcanzado el pasado lunes con España y México, informa Europa Press. El nuevo ministro afirmó también que “era imposible” no compensar a Repsol por la expropiación de YPF, “porque sería ilegal”. “Lo que no se le iba a pagar era la cifra que reclamaba”, añadió. También quiso aclarar que “la idea [del Gobierno argentino] nunca fue perjudicar a Repsol con la expropiación”.

Kicillof, que fue protagonista activo en la expropiación hace 18 meses, subrayó que el Gobierno argentino “está conduciendo con muchísima seriedad esta ardua negociación porque no solo incluye cuestiones del bono y de la compensación, sino que la condición fundamental es que todas las acciones legales se articulen”. Esto es algo que ha exigido el Consejo de Administración de Repsol para cerrar el acuerdo, toda vez que la deuda argentina está en la categoría de bono basura y quiere poner la máxima precaución con el fin de buscar “una solución justa, eficaz y pronta a la controversia”.

El preacuerdo incluye el pago de 5.000 millones de dólares (3.700 millones de euros) en un bono soberano argentino. La propuesta es a 10 años con un tipo de interés del 8,75%, amortizable en seis cuotas a partir del quinto año. Estas características son las que se discutirán entre los técnicos de Repsol, con el asesoramiento del Deutsche Bank, y el Gobierno argentino.

Más información