FINANCIACIÓN DEL ESTADO

El Tesoro coloca letras a un año al 0,71%, el tipo más bajo de la historia

El organismo emite 4.550 millones a 6 y 12 meses con una fuerte demanda La petición de títulos supera en 5,3 veces la cantidad finalmente adjudicada

El Tesoro Público sigue avanzando con paso firme en el programa de financiación para este 2013 que va llegando al final. Dentro de su calendario, este jueves ha tocado el turno de emitir letras a seis y 12 meses en la penúltima subasta a los mismos plazos del año, y el resultado de la operación ha sido para nota. Al final, el instituto emisor ha colocado sus títulos a un año al tipo más bajo de toda la serie histórica, que arranca en 1987, con lo que consolida la racha que ha permitido al Estado ahorrarse una importante cantidad de dinero en lo que va de 2013.

Según las cifras que maneja el Ministerio de Economía, la mejora de los mercados permitirá al Estado ahorrar en 2013 entre 7.000 y 8.000 millones frente a lo presupuestado, que por cierto suponía una cifra récord con más de 38.000 millones. Con ello, el pago de intereses se convirtió en la segunda partida en importancia de las cuentas públicas, por delante incluso del gasto en personal y una cifra holgadamente superior al desembolso previsto para las prestaciones por desempleo.

Apoyado en una alta demanda, ya que el número de títulos solicitados ha superado en 2,5 veces la oferta, el Tesoro ha logrado superar sus objetivos al colocar 4.550 millones. Pese a este esfuerzo, el organismo ha podido cerrar la operación con un descenso en los intereses. Este apetito de los inversores por el papel del Estado confirma el paulatino regreso de la confianza en el país. En esta línea, la deuda en circulación en manos foráneas ha alcanzado en septiembre, último dato publicado, su nivel más alto en lo que va de año, en línea con la mejora que ha vivido la prima de riesgo.

Mínimo histórico

En concreto, el Tesoro ha emitido 3.710 millones a 12 meses a un tipo marginal, que es el último antes de cerrar la subasta, del 0,713%. Esta rentabilidad no solo está por debajo del 0,98% de la última operación a los mismos plazos, sino que representa el interés más bajo de la historia, por debajo del 0,729% que hasta ahora el anterior mínimo y que se marcó en 2009.

Además, el organismo ha colocado 840 millones en letras a 6 meses, con una demanda que ha superado en 5,3 veces la cantidad adjudicada (5,9 veces la anterior ocasión). Los tipos marginales han tocado su nivel más bajo desde mayo de este año.

Miguel Arregui, analista de AFI, vincula la mejora en los intereses al hecho de que se ha avanzado en las reformas en España y, además, porque la aversión al riesgo es menor. En este escenario, continúa, "la deuda española gana atractivo, sobre todo si dentro de casa siguen las reformas", insiste. En su opinión, el año que ahora acaba ha sido bueno para el Tesoro. "Ha alargado los plazos de emisión y ha reducido los costes, aunque podría haber ido mejor y haber recortado más la prima de riesgo, posiblemente sí, pero el año ha sido mucho mejor que en 2012", declara. Prueba de ello, resalta que el tipo medio de la deuda emitida en 2013 ha sido del 2,35% a un plazo de 4,7 años. El año pasado la situación era la inversa con un interés medio más alto, del 3,2%, y un vencimiento menor, de 2,7 años, lo que es peor para las arcas del Estado.

Un billón de euros

Desde Self Bank, Victoria Torre recuerda que, si hace un año se temía la caída del país a niveles de inversión restringidos a los especuladores, "hoy todo el mundo parece haberse olvidado de esta posibilidad". Eso sí, advierte de que sigue habiendo incertidumbres, como el alto nivel de deuda pública, que en 2014 superará el billón, con b , de euros.

De hecho, la mejora en la rentabilidad ha tenido lugar cuando más se necesitaba, ya que el esfuerzo emisor previsto para este año no tenía parangón en la historia reciente del país. En total, ha captado en los mercados la friolera de 214.291 millones de euros, lo que a su vez ha disparado el nivel de deuda pública a máximos sobre los 954.800 millones. En las seis subastas que quedan de aquí hasta 2014, esta cifra podría seguir aumentando hasta superar los 230.000 millones si se mantiene el ritmo actual de emisión.

La sorprendente bajada de tipos al nivel histórico del 0,25% que decidió el Banco Central Europeo (BCE) a principios de mes explica, según los analistas, una pequeña parte de la moderación de los costes del Tesoro. Echando la vista más hacia atrás, hay una explicación mejor: la supresión del temor a una ruptura del euro que disparó los costes en 2012 desde que Mario Draghi pronunció la ya clásica frase del "BCE hará todo lo necesario para sostener el euro".

La subasta de este jueves es la primera que se celebra después que el Eurogrupo acordara el pasado jueves el fin del rescate de la banca española, y de que la Comisión Europea instara al Gobierno a aplicar una nueva ronda de recortes para cumplir los objetivos de déficit público.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS