Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Aena abre la puerta a “congelar y bajar tasas” en cinco años

Vargas señala que los diez principales aeropuerto de la red tienen un 30% de capacidad ociosa

La compañía prevé ampliar presencia internacional y desprenderse de las minoritarias

El presidente de Aena, José Manuel Vargas, ha señalado hoy que la empresa pública podría plantearse la "congelación y posterior reducción de las tarifas" aeroportuarias en el medio plazo, una vez que la empresa pública --que será parcialmente privatizada en la próxima primavera-- haya reducido su déficit tarifario y su endeudamiento, se hayan mejorado los niveles de eficiencia y los niveles de utilización de sus aeropuertos en España vuelvan a crecer.

Vargas ha subrayado la necesidad actual de elevar las tasas para asumir las altas inversiones que ha realizado la compañía en los últimos años. Pero también se ha referido especialmente a la sobrecapacidad con la que cuenta la red de 46 aeropuertos de Aena en España y a los 12.000 millones de euros de endeudamiento que tiene que asumir.

Según sus datos, los diez mayores aeropuertos de la red tienen "entre un 25% y un 30% de capacidad ociosa", lo que se convertiría en un activo para impulsar su crecimiento en el futuro, si crece la demanda, sin necesidad de tener que llevar a cabo grandes inversiones. "Financiamos esa sobrecapacidad con una enorme deuda, pero durante un largo periodo de tiempo no tendremos que acometer nuevas inversiones", ha afirmado Vargas en el marco de una conferencia organizada por Barcelona Tribuna.

El ejecutivo ha destacado la "profunda transformación" que ha sufrido Aena en los dos últimos años, lo que le ha permitido sentar las bases para su futuro crecimiento. Este cambio se ha fundamentado, además de en las tarifas, en la contención del gasto, lo que le ha permitido reducir el déficit tarifario de 850 millones de euros en 2011 a 250 millones en 2013.

El presidente de Aena ha defendido el papel de los aeropuertos que generan pérdidas a Aena. Según ha señalado, la mitad de la red acumula un resultado bruto de explotación (ebitda) negativo de 40 millones de euros, mientras que los que estarían en números negros alcanzan los 1.640 millones de euros de beneficios de explotación. En todo caso, Vargas ha evidenciado que "muchos" de esos aeropuertos con pérdidas "aportan conectividad a los grandes aeropuertos" y que "son reserva de capacidad de futuro". 

Respecto al proceso de privatización en el que está inmersa la empresa, Vargas ha destacado que Aena quiere convertirse en uno de los grupos gestores de aeropuertos líderes en el mundo y aprovechar para hacer "el papel de tractor en el extranjero para empresas españolas". El presidente de la compañía ha señalado que Aena está interesada en participar en los concursos que surjan para gestionar otros aeropuertos internacionales, como el de Santiago de Chile, pero también ha hablado de desinversiones. Aena se venderá aquellos aeropuertos en los que tiene una posición minoritaria y no tiene una posición de control.