Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair, condenada en Francia a pagar nueve millones por sus prácticas laborales

Según el juez, la aerolínea infringió la ley al no pagar las cotizaciones de sus empleados en el aeropuerto de Marsella

Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Marsella.
Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Marsella. AFP

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair ha sido condenada este miércoles a pagar cerca de nueve millones de euros por infringir el código de trabajo francés en el aeropuerto de Marsella-Marignane, en el sur de Francia.

La compañía ha sido sancionada por “trabajo clandestino”, empleo ilícito del personal de cabina y por impedir el funcionamiento del comité de empresa y del ejercicio del derecho sindical entre 2007 y 2010. Ryanair no había declarado su actividad en el aeropuerto francés ni en el registro comercial ni en la Seguridad Social, y sus 127 empleados dependían del derecho irlandés.

Un decreto de 2006 estipula que el código de trabajo francés se aplica a las empresas de transporte aéreo que disponen de una base de operaciones en Francia. Ryanair, que ha intentado eludir dos veces su comparecencia ante la justicia, sostiene que solo lleva a cabo el “mantenimiento” de sus aviones instalados en Marignane y que su personal depende de su sede en Dublín (Irlanda).

La acusación defiende, sin embargo, que Ryanair “juega con las palabras” y que su actividad en el aeropuerto queda demostrada por la presencia de dos locales, de equipamiento, y por el hecho de que los empleados de la empresa vivían en la región.

El Tribunal Correccional de Aix-en-Provence, a unos 30 kilómetros de Marsella, ha condenado a la aerolínea a pagar, en concreto, una multa de 200.000 euros, a los que se suman 4,5 millones de cotizaciones sociales impagadas, tres millones para el sistema de pensiones, 450.000 euros para la oficina nacional de empleo, Pôle emploi, e indemnizaciones para varios sindicatos de pilotos.

“Al negarse a someterse a la legislación francesa en materia de cotizaciones sociales, la compañía Ryanair ha organizado un verdadero dumping social que le permite reducir gastos de explotación, sobre todo, los relativos al personal”, reza la sentencia.

Ryanair anunció, por su parte, este martes en un comunicado su intención de recurrir “una decisión negativa y cualquier intento de las autoridades francesas de exigir el pago de las cotizaciones sociales que ya han sido pagadas en Irlanda”.