Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España quiere aprovechar el cambio de modelo económico de China

Industria quiere utilizarlo como palanca para mejorar la deficitaria balanza comercial con Pekín

José Manuel Soria (izquierda), este jueves en Pekín.rn
José Manuel Soria (izquierda), este jueves en Pekín. EFE

El ministro de Industria, Energía y Turismo español, José Manuel Soria, ha manifestado esta tarde en Pekín el interés de España en aprovechar el cambio de modelo económico puesto en marcha por China como vía para intensificar las relaciones y los intercambios entre los dos países. Tras décadas creciendo a tasas de alrededor del 10%, la economía del país asiático lo hace ahora a ritmos menores —7,8% en 2012 (el valor más lento en 13 años), 7,7% en el primer trimestre de 2013, y 7,5% en el segundo—, por lo que el Gobierno chino ha iniciado una serie de reformas profundas con objeto de bascular de un modelo basado en la inversión y las exportaciones a otro más centrado en el consumo doméstico, que permita garantizar la continuidad del crecimiento en el futuro.

Según Soria, esto representa una gran oportunidad para las “alrededor de 600” empresas españolas que hay en el país asiático y para las que puedan llegar en el futuro. “China es un país sumamente importante para España. Ha crecido mucho en los últimos y tiene perspectivas de crecer todavía más, y, por lo que nos han transmitido, lo va a hacer no solo a través de las exportaciones sino que va a incidir mucho en el consumo interno. Millones de chinos van a consumir desde productos industriales a agroalimentarios y turísticos, donde España puede y deber aprovechar la oportunidad”, ha afirmado en un encuentro con corresponsales españoles en la capital china.

Soria ha viajado a Pekín acompañado de cuatro Secretarios de Estado —de Exteriores (Gonzalo de Benito), Turismo (Isabel Borrego), Comercio (Jaime García-Legaz) y Servicios Sociales e Igualdad (Juan Manuel Moreno)— para participar este jueves en la séptima edición del Foro España-China, cuyo fin es impulsar las relaciones entre los dos países, en particular entre las empresas.

El ministro también se ha entrevistado con su homólogo chino, el ministro de Industria y Tecnologías de la Información, y ha mantenido reuniones con el presidente de CIC (China Investment Corporation) —un fondo de inversión del Gobierno—, el presidente del Banco de Pekín y agencias de turismo y turoperadores chinos.

España tiene un déficit comercial histórico con Pekín. Las exportaciones al país asiático ascendieron a 3.765,8 millones de euros en 2012, un 11,09% más que el año anterior, mientras que las importaciones fueron de 17.631,3 millones, un 5,42% menos. La tasa de cobertura (relación entre exportaciones e importaciones) fue del 21,3% en 2012, frente a “un mínimo del 10,5% en 2008”, según datos de la embajada española en China. En el primer semestre de 2013, las exportaciones han sido de 2.019 millones de euros, un 13,4% más.

El viaje de la delegación liderada por Soria se produce después del que realizó en junio pasado el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, como paso previo a la visita que debía efectuar esta semana el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, a China, y que finalmente fue cancelada por problemas de agenda entre el presidente chino, Xi Jinping, y el español. A principios de julio, viajó también a Pekín una representación del Congreso de los Diputados encabezada por su presidente, Jesús Posada. En ambos casos, trasladaron a sus interlocutores chinos la preocupación por el déficit comercial y el interés de España por incrementar sus exportaciones y recibir más inversiones del país asiático.

En su viaje, García-Margallo entregó al vicepresidente chino, Li Yuanchao, un informe con 11 asuntos pendientes que el Gobierno quería que se resolvieran cuanto antes, con objeto de que algunos de ellos fueran cerrados durante la visita de Rajoy. Poco se ha avanzado en esto, según ha reconocido este jueves el Secretario de Estado de Exteriores, Gonzalo de Benito.

Entre los asuntos pendientes figuran la negociación de un nuevo convenio de doble imposición que contemple una menor tributación para las empresas —reducir el tipo impositivo en la repatriación de dividendos procedentes de inversiones españolas en China del 10% al 5%, como ha sido renegociado por otros países europeos—; un convenio de Seguridad Social entre China y España; la autorización de la exportación de jamón con pata (actualmente solo se puede enviar sin hueso), la aprobación de la exportación de productos de porcino tratados por calor y la de uvas de mesa.

De Benito ha dicho que en su encuentro con las autoridades ha insistido “en la necesidad del convenio de doble imposición”, para lo cual ha aportado “ejemplos de otros países que tienen una situación más ventajosa en cuanto a la repatriación de dividendos”, y del convenio de Seguridad Social, y ha presentado una propuesta, que, según ha dicho, beneficiaría tanto a la comunidad española que reside en China como a la china que vive en España. El número dos de Exteriores ha afirmado que la parte china va a ofrecer una respuesta “en el plazo más breve posible”.

Respecto al jamón, el porcino y la uva de mesa, el Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha asegurado que ha planteado el asunto al viceministro de Comercio chino, pero que está pendiente de algunas reuniones de carácter sectorial. Fuentes cercanas a las negociaciones, afirman que ninguno de los temas ha sido solucionado en parte por la cancelación del viaje de Rajoy. “Hay que ser realistas. Muchos de estos asuntos se firman cuando hay una visita de muy alto nivel”, señalan.

En lo que respecta a la disputa comercial sobre las exportaciones de vino europeo, García-Legaz ha asegurado que el viceministro chino ha “transmitido el compromiso de buscar una solución a corto plazo satisfactoria para los intereses españoles”.

Soria ha indicado también el interés por incrementar el número de turistas chinos que viajan a España. En 2012, lo hicieron 177.000, un 55,2% más que el año anterior. Gastaron 125 millones de euros. Una de las barreras principales para aumentar el número de visitantes del país asiático es la escasez de vuelos directos: cuatro a la semana, frente a más de 80 a Alemania o más de 50 a Francia. Soria ha afirmado que la compañía china Hainan Airlines ha mostrado interés en abrir una ruta directa a España.

El ministro se ha referido también a la ley de apoyo a los emprendedores, que ha generado gran interés en China por la posibilidad de invertir en el mercado inmobiliario español y que ayer fue aprobada por el Senado. Muchos ciudadanos chinos quieren sacar el dinero del país, buscan comprar una vivienda en el extranjero debido a los altos precios en China, y persiguen la posibilidad de residir fuera.

La ley española, que ahora regresa al Congreso para su aprobación definitiva, otorga la residencia a quienes inviertan un mínimo de 10 millones de euros en bonos del tesoro, dos millones de euros cuando se trate de acciones de empresas cotizadas en Bolsa en España o 500.000 euros en la adquisición de una vivienda o activo inmobiliario, según ha explicado Soria. El ministro ha afirmado que la ley será aprobada antes de final de año, y, probablemente, “dentro del actual periodo de sesiones, que se inició en septiembre”.

Más información