Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La japonesa Suntory compra dos marcas de GlaxoSmithKline por 2.100 millones

El fabricante japonés de bebidas adquiere Lucozade y Ribena, propiedad de la farmacéutica

La operación es la de mayor envergadura que realiza una firma nipona en un año

Imagen de zumos de la marca Ribena comprada por Suntory.
Imagen de zumos de la marca Ribena comprada por Suntory. Bloomberg

El fabricante japonés de bebidas y licores Suntory Beverage & Food ha decidido comprar Lucozade y Ribena, dos marcas pertenecientes a la farmacéutica británica GlaxoSmithKline, por 2.100 millones de dólares (1.591 millones de euros).

El laboratorio británico, que espera concluir la transacción a finales de año, ha indicado este lunes en un comunicado que empleará las plusvalías netas de unos 1.300 millones de libras (1.529 millones de euros) en reducir su deuda, así como a los propósitos generales de su actividad.

Suntory se dispone a gastar hasta 5.000 millones de dólares (3.789 millones de euros) en ofertas públicas de adquisición (opa) este año. GlaxoSmithKline, el mayor laboratorio de Reino Unido, vende estas marcas como parte de una nueva estrategia anunciada en abril para separar sus antiguos productos de su mayor negocio que consiste en desarrollar nuevos fármacos.

Lucozade, una bebida energética, y Ribena, un concentrado de frutas dirigido a los niños, sumaron el año pasado unas ventas por valor de 500 millones de libras (594 millones de euros). La compra es la mayor anunciada en un año por una compañía japonesa de productos de consumo, según Bloomberg. La acción de Suntory subió un 0,4% al cierre de la bolsa de Tokyo, y la de Glaxo bajaba en Londres un 0,6% a media sesión.

La compañía japonesa planea seguir ampliando su negocio en el extranjero con compras en el sureste asiático, Oriento Próximo, África y Latinoamérica. Con estas adquisiciones, Suntory se posiciona en mercados donde la empresa británica ya está presente como Nigeria y Malasia.

La empresa se hizo famosa en Europa en 2009, cuando compró el tercer grupo europeo de bebidas refrescante Orangina Schweppes por 2.600 millones de dólares (1.970 millones de euros).

Los cinéfilos recordarán, quizás, la marca por otro motivo: el anuncio que rueda el personaje de Bill Murray en la película de Sofia Coppola Lost in Translation, intentando seguir las instrucciones de un realizador japonés muy exaltado. “Para un momento relajado, tenga un momento Suntory”, decía el actor, antes de sorber un whisky de la marca.