La caída del Real brasileño frente al dólar aumenta la desconfianza en la economía

La confianza entre los consumidores y los empresarios desciende a los niveles de 2008 y 2009 El ministro de Economía de Brasil insiste en que "no existen motivos para el pesimismo"

Un vendedor de pescado en un mercado de Río de Janeiro.
Un vendedor de pescado en un mercado de Río de Janeiro.Dado Galdieri (Bloomberg)

La moneda de Brasil, el real, se ha depreciado frente al dólar hasta en un 17% en lo que va de este año. Este lunes, la divisa norteamericana se cotizó en 2,41 reales, el nivel más alto en 2013.

Por otra parte, el índice de confianza entre consumidores y empresarios está en los niveles de 2008 y 2009, en plena crisis financiera mundial. “Hay un sentimiento de frustración en la economía”, escribe Luiz Guilherme Gerbelli en O Estado de São Paulo, y añade que los “datos decepcionantes divulgados a lo largo del año han derribado el ánimo de los empresarios brasileños”.

Según Aloisio Campelo, economista del Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV/Ibre), los estudios realizados por dicho instituto muestran que la desconfianza del consumidor, industria y servicios alcanzan los niveles de la crisis internacional de 2009.

Los motivos de desconfianza en la economía, agravados por la subida del dólar, son distintos entre los consumidores y los empresarios. A los primeros les afecta más la inflación elevada y el aumento del desempleo, sobre todo en la industria. A los empresarios, lo que más les preocupa es el desempeño de la actividad económica reflejado en el bajo crecimiento del PIB, que este año rondará el 2%.

En São Paulo, que es un importante termómetro por ser el corazón empresarial y financiero del país, los índices de Confianza del Consumidor (ICC) han sufrido en julio una sexta caída consecutiva, con una bajada de un 14,8% en los últimos 12 meses.

“Una confianza negativa del consumidor”, que se advierte sobre todo en las ventas a plazos —muy utilizadas por la clase C, la recién llegada de la pobreza— “hace más difícil una recuperación económica,” afirma Fabio Pina, economista de la Fecomercio de São Paulo.

Algunos analistas están perplejos ante la brusca caída de los índices de confianza de consumidores y empresarios porque Brasil aún crece, aunque menos de lo que permitiría su potencial de riquezas.

Los motivos ajenos a ese aumento de desconfianza han podido ser, según los expertos, las manifestaciones callejeras de protesta que en junio y julio se registraron en todo el territorio nacional y que revelaron un alto grado de desconfianza de la población en la clase política y en el Gobierno.

Según datos de la Fundación Getulio Vargas, el 35% de las empresas fueron afectadas por las manifestaciones. Los empresarios esperan que las manifestaciones disminuyan en los próximos meses, a pesar de que ya está anunciada una concentración en todo el país para el día 7 de septiembre, el día que Brasil celebra su independencia.

La presidenta Dilma Rousseff —que se reunirá esta semana con el ministro de Economía, Guido Mantega y el Presidente del Banco Central, Antonio Tobim— ha intentado tranquilizar a los mercados asegurando que la inflación, que es el talón de Aquiles de una economía emergente como Brasil por afectar a las clases más pobres, “está bajo control”. Mantega ha dicho que “no existen motivos para el pesimismo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS