Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trabajo a tiempo parcial bate récords por la reforma laboral y la crisis

Los contratos por horas suponen el 16,4% del total

El trabajo a tiempo parcial bate récords por la reforma laboral y la crisis

En España trabaja más que gente a tiempo parcial de lo que nunca lo ha hecho antes. Son 2,75 millones, según la última encuesta de población activa (EPA), el 16,4% de todos los ocupados. Una paradoja: en los cinco años largos de crisis el número de empleos ha caído en poco más del 18% desde máximos; en cambio, ha crecido en el mismo periodo el trabajo a tiempo parcial en poco más del 20%.

La crisis ha impulsado una modalidad de trabajo —habitualmente muy asociada a la precariedad— que hasta ahora no ha tenido éxito en España y que con la llegada de las dificultades económicas comenzó a crecer. Pero no solo la escasez de empleo de calidad tiene que ver con esto, al menos en el último año también lo ha hecho la reforma laboral, que permitió hacer horas extraordinarias a quienes tienen este contrato. En los seis primeros meses de este año se han firmado 2.291.318 este tipo de compromisos, el 34% de todos los rubricados; en el mismo periodo de 2012 se llegó a 2.063.039, el 31,6% de todos; y en 2011, cuando todavía no había reforma laboral, se superó por poco los dos millones (el 28,8%).

“Se está produciendo un trasvase del empleo a tiempo completo al empleo a tiempo parcial”, denuncia el número dos de UGT, Toni Ferrer, “el empleo se está precarizando. En España no hacen falta los minijobs alemanes, ya está el tiempo parcial”.

Para Paloma López, de CC OO, “la clave del auge está en la reforma y la posiblidad de hacer horas extra, que dan mucho juego. Ahora, para la inspección de traba es imposible controlar esas horas”. También el sindicalista de UGT expresa esta queja.

Tampoco CEOE está satisfecha con el uso que se hace en España del empleo a tiempo parcial, pero por motivos contrarios. “Habría que revisar su regulación actual para introducir mayor flexibilidad”, analiza un portavoz de la patronal, que por este motivo señala que “esta modalidad aún tiene recorrido en España”, y apunta a los datos Alemania y Holanda, donde 25% y un 50%, respectivamente, de empleados trabaja a tiempo parcial. No obstante, estos porcentajes descienden mucho cuando se habla de la media de la Unión Europea (19,2%) o la Eurozona (21,1%).

“Esto se debe [en referencia al menor uso en España] a una regulación poco favorable, errática y, en algunos casos, contradictoria, analiza Nuria Rodríguez-Planas, investigadora del Institute for the Study of Labor (IZA) de Bonn (Alemania).

De la asociación de este tipo de empleo a la precariedad hablan varios datos españoles: el 61% de quienes trabajan a tiempo parcial lo hacen así porque no han encontrado otra cosa, según el INE. También que estos puestos los ocupen mayoritariamente mujeres, que como señalan estudios de Rodríguez-Planas como los de cobran sustancialmente menos que las mujeres con contratos a tiempo completo, y, por tanto, todavía menos que los hombres, que de media suelen percibir un sueldo más alto.