Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro cae, el empleo no despega

Junio se cierra con 127.248 desempleados menos, la mayor caída del desempleo de la serie

La Seguridad Social solo gana 26.853 afiliados

Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Continúa el alivio en el mercado laboral. Ya van cuatro meses consecutivos en los que sube la afiliación a la Seguridad Social y baja el paro registrado. En síntesis, buenas noticias. Concretamente en junio el paro registrado cayó a plomo. En un solo mes se borraron de las listas de las oficinas de empleo 127.748 parados. Más que nunca. Pero a pesar la contundencia de este dato, la situación no permite lanzar las campanas a vuelo. Hay mucha diferencia con la marcha de la afiliación —o lo que es lo mismo, del empleo regularizado—, que mejoró en 26.853 cotizantes, según divulgó este martes el Ministerio de Empleo. Además, los mismos datos limpiados de los efectos de la estacionalidad se tornan negativos. Y para rematar, la contratación, sobre todo la indefinida, empeora. A todo esto hay que sumar las cifras acumuladas de un deterioro laboral continuo durante casi seis años que se resumen en un 27% de tasa de paro.

La mejora temporal del empleo cuando llega la primavera y en los primeros meses del verano es tradicional en España. Este año entre marzo y junio el registro cuenta 276.542 desempleados menos, hasta quedar en 4,763 millones; y la Seguridad Social ha sumado 243.119 afiliados, 16,393 millones en total. Ambos datos no tienen por qué coincidir, miden cosas distintas. Pero la brecha de junio es muy significativa. Cuando el paro ha caído en más de 125.000 personas, apenas se hay una media de 30.000 empleos regularizados más (64.709 si se tiene en cuenta el número de afiliados del último día del mes).

Una primera explicación es que el dato de paro se toma a cierre de mes y el de afiliación es una media. Pero pese a ello, “es un dato muy incongruente”, explica el economista José Ignacio Pérez Infante, especializado en el mercado laboral. En su opinión, para explicar la diferencia entre ambos números ya no basta recurrir a las salidas al extranjero ni al desánimo de quien lleva mucho tiempo buscando trabajo y no lo encuentra. “Tiene que haber mucho abandono del registro por quien no tiene prestaciones o cursos. Gente que piensa, ¿para qué voy a fichar cada tres meses?”, explica.

Habrá que esperar a que se publique a finales de mes la encuesta de población activa (EPA), el mejor instrumento para conocer lo que sucede en el mercado laboral. Con ella se confirmará si, como indican los datos de afiliación y paro de los últimos tres meses, se ha creado empleo al mayor ritmo desde 2007, ha caído la población activa (personas en edad y disposición de trabajar) por desánimo y emigración y, en consecuencia, ha bajado el paro.

También en ella se verá lo que apunta Ángel Laborda, director del panel de coyuntura de Funcas: que se frena la caída del mercado laboral. Para sustentar su afirmación, este economista afirma que en el sector público ya no se están destruyendo puestos de trabajo como el año pasado. “En las tres ramas de afiliación que más se aproximan al sector público [Administración, educación y sanidad], hace un año caía el empleo al 3,9%, ahora lo hace al 1,9%”, añade.

Hostelería y comercio son las ramas donde más se ha contratado

Pero esta mejora puntual, no evitará que cuando se acerque el final del verano y comience el mal tiempo, el mercado laboral vuelva a deteriorarse. Porque si algo se aprecia con nitidez en los datos de junio —como en los de los meses anteriores— es que la mejoría debe muchísimo a la temporada alta del turismo, las sustituciones estivales y la puesta en marcha de obras con el verano. De hecho, la mayor caída mensual de paro en toda la serie histórica se convierte en un repunte de casi 1.000 desempleados cuando la cifra pasa por las fórmulas matemáticas que eliminan los efectos del calendario. Algo similar sucede con la Seguridad Social, que pierde 7.324 afiliados. Consciente de esto, la secretaria de Estado de Empleo, optó por destacar que lo que ha sucedido este año “es que se está aprovechando plenamente la estacionalidad”.

Además de las correcciones estadísticas, hay otros detalles de las cifras conocidas este martes que apuntan en la misma dirección: las ramas de actividad donde más ha crecido la afiliación en un mes son la hostelería (33.074), el comercio (13.422) y la sanidad (12.177); la contratación fija retrocede y la temporal gana peso; y la comunidad autónoma donde más se nota el alivio laboral es Baleares, una de las regiones donde más peso tiene el sector turístico. “Hay un componente estacional evidente”, admitió el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

Analizadas las cifras conocidas este martes, buena parte de las críticas iban en la dirección de apuntar que el empleo generado en estos meses es precario. Así lo subrayó CC OO, que destacó que un 36% de los contratos temporales son de jornada a tiempo parcial, y dentro de ellos el 54% son eventuales por circunstancias de la producción, “lo que pone de relieve que el empleo generado es de baja calidad y estacional”.

“Se está frenando la destrucción de empleo público”, apunta un experto

En la misma dirección iría el incremento de la afiliación entre los autónomos. Casi la mitad de las nuevas altas en la Seguridad Social, 12.433, proceden de este colectivo. En este caso, hay que tener en cuenta que el Ejecutivo ha puesto en marcha ayudas al trabajo autónomo, que se traducen en menores cotizaciones durante un tiempo, que puede llegar hasta los dos años y medio, y, por tanto, un menor coste laboral.

La estacionalidad, el empleo precario y las peores condiciones laborales para quienes ya tienen trabajo sirven para explicar que en el segundo trimestre de 2013, cuando la economía ha caído —en dos décimas del PIB, según las estimaciones de Laborda—, se creen puestos de trabajo. En esta línea apuntan los últimos estudios, que apuntan que España ya no necesita crecer al 2% para crear empleo, sino que bastaría, según los cálculos del profesor de Economía Juan José Dolado, con un crecimiento de apenas el 1,3%.

“Es un dato positivo”, comentó UGT, “como lo es toda reducción del paro”. Pero la central dirigida por Cándido Méndez, enfatizó a continuación que estos números “no ocultan la realidad catastrófica del mercado laboral”.

Las patronales CEOE y Cepyme, por su parte, mostró su esperanza en que en los próximos meses se consolide la tendencia iniciada en marzo. En concreto, el presidente Juan Rosell afirmó que espera que “se pase de una situación plana a otra de crecimiento”. Mucho más escéptica fue la valoración de Asempleo. “Los datos han de ser tomados con cautela, porque si bien el verano consigue dar un respiro en la delicada situación del mercado laboral, los datos no apuntan a una salida clara de la recesión”, valoró la patrona de las grandes empresas de trabajo temporal.

Rajoy destacó que es el primer semestre desde que arrancó la crisis en que baja el paro registrado, y calificó el dato de “muy positico” y prueba de que se avanza “en la buena dirección”. Sin embargo, ese descenso semestral se produjo con caída de la afilización.

Más información