Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recurrirá a la hucha de pensiones para poder pagar la extra

La Seguridad Social vuelve a echar mano del Fondo de Reserva y saca 3.500 millones

La Seguridad Social tendrá que volver a echar mano del Fondo de Reserva, es decir, ese colchón de emergencia para cuando los ingresos presupuestarios no dan de sí, para poder pagar las pensiones contributivas de julio y las extraordinarias. En concreto, el Estado dispondrá de 3.500 millones de euros, ya que “el saldo de tesorería a cierre de junio no permite afrontar el pago de prestaciones sin tener que recurrir” a esa hucha, según explicó ayer el Ministerio de Empleo en un comunicado.

La tesorería no deja de menguar debido a la mala evolución de la recaudación del sistema, que lleva acumulada una caída del 1,57% hasta junio, en comparación con 20112, y por el aumento de gasto en pensiones (con un alza del 3,85%).

El Fondo de Reserva puede utilizarse para pagar las pensiones cuando los ingresos presupuestarios no alcanzan. El Gobierno ya recurrió a ello en otras dos ocasiones el año pasado por un montante total de 11.683 millones de euros (4.680 millones de euros del Fondo de Prevención y Rehabilitación y 7.003 millones de euros del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, propiamente dicho). Con la nueva retirada de recursos, la hucha quedará en cerca de 60.000 millones.

“Hay que tener en cuenta que el calendario de transferencias por parte del Estado ha hecho posible que durante el primer semestre no se haya tenido que recurrir al Fondo. Sin embargo, durante el tercer trimestre se producen las circunstancias que hacen necesario acudir a esta hucha”, explicó ayer Empleo.

Puede haber nuevas vías. El documento sobre pensiones elaborado por el grupo de expertos seleccionados por el Gobierno abre la puerta a que, en el caso de que este Fondo de Reserva se agotase, el Tesoro Público emita deuda con los ingresos futuros como garantía. En la práctica, implica que si el colchón tampoco da más de sí, se pueda obtener dinero prestado con las cotizaciones futuras como prenda.