Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eslovenia sube el IVA y privatiza empresas para evitar el rescate

El Gobierno de centroizquierda presentará a Bruselas un plan de reformas

Necesita 1.000 millones, de los que 900 saldrán de las arcas públicas

La primera ministra de Eslovenia, Alenka Bratušek (izquierda), y el ministro de Finanzas, Uroš Čufer, durante la presentación del plan.
La primera ministra de Eslovenia, Alenka Bratušek (izquierda), y el ministro de Finanzas, Uroš Čufer, durante la presentación del plan. AFP

Nada más llegar al cargo, la primera ministra eslovena, Alenka Bratusek, viajó a Bruselas para disipar los rumores que apuntaban a su país como la próxima víctima en la crisis del euro. “Eslovenia es estable y fuerte. Probablemente más que muchos otros países europeos”, dijo tajante bajo la mirada del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Pero en sus dos meses en el poder las malas noticias se acumulan: la OCDE alertó de que sus bancos podrían necesitar más capital de lo previsto, al país le cayeron rapapolvos del FMI y de la Comisión Europea, la justicia obligó a restituir la paga extra de los funcionarios suprimida por el anterior Gobierno, la agencia Moody’s rebajó la calidad de su deuda hasta el nivel de bono basura… Tras estos disgustos, Bratusek acaba de anunciar otra vuelta de tuerca más –subida del IVA, privatización de empresas, futuros recortes en la partida de sueldos de los funcionarios- para ahuyentar el escenario que muchos consideran inevitable: el rescate europeo.

El paquete de medidas, que la primera ministra ha reconocido que contribuirá a agravar la recesión del país, incluye la venta de 15 importantes empresas, entre ellas el segundo banco del país. Pero, pese a su dureza, estas medidas no serán las últimas. Porque el propio Gobierno estima que con este plan recaudará 540 millones de euros. Para tapar el agujero de la banca, el país necesita 1.000 millones, de los que 900 saldrán de las arcas públicas.

El Gobierno confía cerrar este año con un déficit público del 7,8%. En las previsiones que publicó la semana pasada, la Comisión Europea ya situaba a Eslovenia en el furgón de cola del crecimiento, con una caída del PIB para este año del 2%. Solo Chipre, Grecia y Portugal –tres de los cuatro países rescatados- presentaban un futuro más negro para este año.

Bruselas, que hace un mes instó a Liubliana a tomar medidas urgentes para paliar una crisis que ha comenzado por el agujero de su sector financiero, prefiere por ahora callar y no dar su opinión sobre el paquete de medidas recién presentado. El comisario Olli Rehn esperará hasta el próximo 29 de mayo para emitir un juicio sobre los ajustes aprobados por distintos países, entre ellos Eslovenia y España. Frente a las presiones que le llegan del exterior para ajustar las cuentas públicas, el Gobierno de centro-izquierda se resiste por ahora a poner en marcha un nuevo impuesto sobre los salarios.

Las medidas de ajuste incluyen una subida del IVA del 20% al 22% (del 8,5% al 9,5% en alimentos y medicinas) y la venta de 15 empresas públicas, entra ellas el segundo banco del país, Nova KBM, la principal operadora de telecomunicaciones, Telekom Slovenia, la aerolínea de bandera, Adria Airways, y el aeropuerto de la capital. El Gobierno también transferirá los activos financieros tóxicos a un banco malo. “Estas medidas permitirán a Eslovenia seguir siendo un Estado totalmente soberano”, aseguró la primera ministra desde Liubliana, según recoge Reuters.