Las comunidades rechazan el nuevo reparto del déficit

El Gobierno se reserva la mayor parte del nuevo margen en la desviación presupuestaria

El conseller de Economía de cataluña, Andreu Mas-Colell
El conseller de Economía de cataluña, Andreu Mas-ColellMarta Perez (EFE)

La relajación del objetivo de déficit anunciado este viernes por el Gobierno sigue sabiendo a poco a las comunidades, como Cataluña, que habían reivindicado para las autonomías un tercio del total del déficit de España. En lugar de obligar a los Gobiernos autónomos a limitar su desfase al 0,7%, el Gobierno lo elevó este viernes al 1,2% de promedio, lejos del 2% que solicitan las comunidades con más problemas para cuadrar sus cuentas. Estas, con Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Andalucía al frente, pidieron al Gobierno que aplique objetivos diferenciados por comunidades.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, fue el más crítico de todos, al acusar al Gobierno de “quedarse exactamente igual”, pues exige un mayor ajuste a las autonomías del que se exige a sí mismo. Griñán cifró en 6.320 el recorte que tendrán que hacer las comunidades para adaptarse al objetivo de déficit mientras recordaba que estas son las encargadas de financiar la educación, la sanidad y los servicios sociales. Echó en cara al Gobierno de Mariano Rajoy que “el Estado y la Seguridad Social no van a reducir absolutamente nada”.

Cataluña y Baleares piden tener un desfase por encima del 1,2%

En la última reunión del equipo de trabajo surgido del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para estudiar los techos de déficit autonómico quedó patente la demanda de Andalucía, Murcia, Baleares, Canarias Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana que se debía avanzar hacia la definición de estos límites diferenciados. Muchas de ellas insistieron en este aspecto y el PSOE insistió en que el programa de estabilidad del Gobierno debe flexibilizar más los desfases de las cuentas autonómicas.

A partir de ahora el problema que tendrá que afrontar el Gobierno es cómo permitir que algunas comunidades superen el límite fijado a costa de que otras lo reduzcan aún más. De momento lo único que tiene claro el Gobierno es que el promedio de todas no deben superar el 1,2%. La complicación añadida es que la mayor parte de comunidades que piden una revisión de su objetivo al alza son las que más pesan sobre el PIB.

Cataluña, por ejemplo, dejó claro que no contempla hacer sus Presupuestos con el límite del 1,2%. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, cree que la Generalitat podrá disponer de un déficit mayor del 1,2%, pero ve difícil que pueda disponer del 2,1% que desearía. El consejero catalán dijo estar “decepcionado” con el anuncio del Gobierno, pero aseguró que el tope del 0,7% no es definitivo.

En el caso de Cataluña el límite de déficit es especialmente relevante, dado que es la única comunidad cuyo Gobierno ni siquiera ha presentado las cuentas de 2013 en el Parlamento. Mas-Colell insistió en la injusticia que en su opinión refleja el hecho de que el Gobierno central se reserve para él la mayor parte del objetivo de déficit de aquí a 2016. Recordó que en los próximos tres años el Estado deberá rebajar su desfase “a la mitad” y a las autonomías nos exige “dividirlo 10 veces”. Para el año 2014, el déficit autonómico deberá situarse en el 1%, en el 2015 en el 0,7% y en el 2016 en el 0,2% del PIB. Mas-Colell recordó que, sumando el déficit del Estado y de la Seguridad Social, la Administración central se reserva para 2016 hasta un 2,7% de déficit.

Griñán augura un recorte de 6.320 millones en las autonomías

Cataluña tendrá en la Comunidad Valenciana una firme aliada en sus demandas, puesto que ambas comunidades tienen problemas similares para ajustarse a los objetivos fijados. El presidente valenciano Alberto Fabra es uno de los abanderados del déficit a la carta dentro de las filas del PP.

Que el anuncio de Montoro se queda corto para algunas de las comunidades de este partido lo dejó claro el Gobierno de Baleares. Este anunció que en la reunión que mantendrá próximamente con el ministro Cristóbal Montoro pedirá que su objetivo de déficit esté “por encima de la media” del 1,2%. El argumento del Gobierno de Jaume Bauzá será que esta comunidad está “por debajo de la media de financiación autonómica, dado que recibe menos dinero del que les tocaría”.

Madrid, Galicia, Castilla y León, Extremadura, La Rioja, Aragón, Cantabria y Asturias rechazan que Hacienda acabe fijando un déficit a la carta para cada autonomía. Algunas, como la Comunidad de Madrid, aceptaría que hubiera algún tipo de asimetría, pero solo para este año y siempre que la fijación del nuevo objetivo esté vinculado al sistema de financiación, de manera que se beneficie a las comunidades cumplidoras.

La Consejería de Hacienda de la Xunta de Galicia aseguró que la relajación del déficit es “una propuesta coherente” del Gobierno, pero recordó que los porcentajes concretos aún no están cerrados.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción