Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los chipriotas solo podrán sacar 300 euros en metálico al día

Podrán usar ilimitadamente la tarjeta de crédito dentro del país pero solo 5.000 euros al mes desde el extranjero.

Dos clientes usan un cajero del Banco de Chipre.
Dos clientes usan un cajero del Banco de Chipre. AP

Las autoridades chipriotas anunciaron a última hora de ayer, miércoles, in extremis las condiciones bajo las que este jueves han reabierto los bancos tras casi dos semanas de cierre: es decir, las restricciones a la retirada en efectivo y las operaciones con tarjeta para impedir una desbandada de capitales. Según la lista del Banco Central, que en la práctica, significan extender el corralito a los fondos en metálico, los clientes podrán sacar 300 euros en efectivo al día de sus bancos o a través de cajeros.

Sin embargo, para las operaciones con tarjeta de crédito no habrá límite dentro del país, pero sí en el extranjero: pagos de 5.000 euros por persona y mes. Además, se limita a 3.000 euros la cantidad de dinero en efectivo o por transferencia que se puede sacar del país en cada viaje, y se prohíbe cobrar cheques en metálico, según ha publicado la prensa local, aunque esta restricción no ha sido confirmada por el banco emisor.

Tampoco se podrán liquidar depósitos antes de su vencimiento, ni la transferencia de dinero al extranjero salvo para el pago de importaciones, aunque deberá ser acreditada con documentos. También se podrá sacar dinero para pagar estancias y gastos de estudiantes chipriotas en el extranjero y otros expatriados (diplomáticos, trabajadores humanitarios, etcétera), con un límite de 5.000 euros al trimestre. Las medidas estarán en vigor durante al menos cuatro días, ya que el lunes vuelve a ser festivo en la isla (el tercero casi consecutivo en esta larga semana de pasión del corralito).

Otro punto clave de las restricciones impuestas será que cualquier transacción, transferencia o pago que no hubiera sido completado antes de que se emita el decreto estará sujeto a los controles de capital. Lo que sí podrán hacer los bancos es gestionar y pagar las nóminas de los trabajadores.

Los controles de capital afectarán a todas las cuentas, pagos y transferencias de la totalidad de los bancos chipriotas, independientemente de la divisa que se utilice. Tan solo el Estado y el Banco Central quedarán libres de esas condiciones.

“Restaurar la confianza pública en los bancos”, uno de los mantras del presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, durante la crisis del rescate, ha demostrado ser una tarea más ardua de lo previsto. Tras permanecer más de diez días cerrados, volverán a abrir este jueves a mediodía (una hora menos en la Península) y operarán en principio durante seis horas.

Las restricciones tienen por objetivo evitar una eventual fuga masiva de capitales tras el acuerdo alcanzado con el Eurogrupo para el rescate del país. Según los términos del pacto, los depositantes con más de 100.000 euros en los dos principales bancos del país, el Banco de Chipre y el Laiki Bank, sufrirán una severa quita (confiscación) que puede ir desde el 30% al 80%, según diversas fuentes, aunque la mayoría apunta al 40%.

Entre los que perderán gran parte de sus ahorros hay muchos ciudadanos rusos, que han utilizado el sistema financiero chipriota, a la sazón la principal industria de la tercera economía más pequeña de la eurozona, para guardar sus ahorros y aprovechar sus mejores condiciones fiscales (en concreto, un impuesto de sociedades del 10%, el más bajo de la UE junto con el de Irlanda y Bulgaria). Unos 1.600 empresarios griegos, que se trasladaron a Chipre huyendo de la crisis de su país, también se verán afectados, según informó este miércoles la Confederación Nacional de Comercio de Grecia.

Por otra parte, el Banco Central de Chipre ha relegado de sus funciones a Yannis Kypri, consejero delegado del Banco de Chipre, el mayor banco comercial del país y el único que se salvará de la quema –el Laiki Bank será despiezado en un banco malo, liquidable, y otro bueno reasimilable por el Banco de Chipre-, y a todo el consejo de la entidad, según ha confirmado a Bloomberg un portavoz del supervisor del sector financiero. La destitución de Kypri se suma a la dimisión presentada este martes por el presidente del banco, Andreas Artemis, por su desacuerdo con el proceso de recapitalización de la entidad. Medios locales apuntan que la presidencia del banco ha rechazado su dimisión.

No paguen su ira con el cajero

La Unión de Empleados Bancarios Chipre (ETYK), el sindicato mayoritario que agrupa los empleados de banca del país, ha señalado que están preparados para volver al trabajo, después de once días con las oficinas cerradas por decisión del Gobierno, pero han advertido a los clientes que "no den rienda suelta a sus frustraciones sobre ellos".

"Todos tenemos que tener en cuenta que los empleados del banco no solo no somos responsables sino, por el contrario, colegas de las víctimas de delitos y/u omisiones que han dado lugar a la desaparición de sus ahorros, y muchos de esos empleados se encuentran en una situación muy trágica", indicó una ETYK comunicado.

Se espera que miles de trabajadores de la banca pierdan sus puestos de trabajo por la reestructuración del sector y, en particular, por la liquidación del Laiki Bank, y el ajuste del Banco de Chipre, la primera entidad del país. .

Más información