Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública supera el 84% del PIB tras subir a su mayor ritmo en 2012

El pasivo del conjunto de las Administraciones alcanza los 884.416 millones a cierre de 2012

El dato incluye por primera vez algunas facturas pendientes de comunidades y Ayuntamientos

El Estado responde por el 64% del alza de la deuda de 2012, que fue de 148.000 millones

El endeudamiento de las empresas públicas desciende por la supresión de estas sociedades

La deuda total de las Administraciones Públicas, estimada de acuerdo con los criterios del Protocolo de Déficit Excesivo, alcanzó en diciembre de 2012 un saldo de 884.416 millones de euros, un máximo tras crecer durante el pasado año al mayor ritmo de la historia. En términos de PIB, el pasivo equivale al 84,1%, 14,8 puntos porcentuales más que en 2011, según ha informado el Banco de España. En este caso, se trata del mayor porcentaje desde 1910, cuando estaba en el 88% del PIB, según la serie histórica del FMI.

Los datos que ha publicado este viernes el supervisor incluyen, por primera vez, la deuda derivada de las facturas pendientes de pago de las Administraciones con sus proveedores en la medida en la que se convierten en créditos comerciales, por lo que deben registrarse como préstamos.

Este nuevo tratamiento ha supuesto la inclusión en la deuda de las Administraciones Públicas de las operaciones denominadas como factoring sin recurso. Estos préstamos, que afectan especialmente a las comunidades autónomas y las corporaciones locales, mostraron un saldo de 4.832 millones de euros a finales de 2012, el equivalente al 0,5% del PIB.

Al computar también estos fondos, el total de la deuda pública española sube en 148.000 millones a lo largo de 2012, el primer año de Mariano Rajoy en el Gobierno. Nunca en la historia de España la deuda de las Admistraciones Públicas había crecido tanto en un solo ejercicio, tal y como ya avanzó EL PAÍS a mediados de febrero. El Ejecutivo pronosticaba que la deuda se quedaría en el 79,8% cuando elaboró los Presupuestos de 2012, pero al revisar los de 2013 revisó esta cifra al alza, hasta el 85%.

Del total de la deuda, la mayor parte corresponde al Estado, que responde por un pasivo de 760.262 millones de euros según el procedimiento de déficit excesivo. Si a esta cifra se le descuenta el dinero prestado a las comunidades a través del fondo de liquidez y el plan de pago a proveedores, el balance final de 2012 se queda en unos 700.000 millones, 95.000 millones más que un año. Por tanto, la Administración central fue la responsable del 64% del aumento neto de la deuda registrado en 2012.

Las razones de este incremento están, principalmente, en el aumento del déficit público pese a los recortes y las subidas de impuestos aprobados por el Gobierno central. También, en la asunción en diciembre del crédito del rescate a la banca, que se elevó a 40.000 millones, y por la parte de los préstamos para los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda que le correspondía a España.

De su lado, la deuda de las comunidades, que son las que realizaron el mayor esfuerzo en reducir el déficit en 2012, creció en 43.690 millones, hasta los 185.000 millones. En su caso, por el recurso de las autonomías al fondo de liquidez para cumplir con sus acreedores y seguir financiándose y al plan de pago a proveedores. Según concreta el Banco de España, los recursos prestados por el fondo ascendieron a 16.642 millones de euros. Los Ayuntamientos, por último, acumulaban una deuda a cierre de año de 41.970 millones, 6.550 millones más.

La Seguridad Social aporta 17.188 millones a la deuda pública total según el procedimiento de déficit excesivo. No obstante, al contar con el fondo de reserva de las pensiones, que a finales de 2012 contaba con 59.794 millones tras las aportaciones de urgencia que ha realizado para cubrir el pago de las prestaciones, su balance neto es de unos activos de 42.606 millones.

Es reseñable el descenso que registra la deuda de las empresas públicas, que baja en 1.724 millones, hasta los 53.331. El recorte, que se explica por la supresión de sociedades incluida en la política de austeridad contra el déficit, se nota en los tres estadios de la Administración. Con ello el total del pasivo del Estado en circulación supera en 50.000 millones el billón de euros. Sin embargo, más preocupante que el total de la deuda es el contexto que la sustenta —una economía con seis millones de parados que sufre su segunda recesión en cuatro años— y su ascenso meteórico: antes de la crisis, en 2008, estaba por debajo de la mitad (36,3%).