Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revuelta en México contra el perdón de la deuda fiscal a Estados y municipios

Miles de contribuyentes firman una iniciativa para que se anule la medida

Imagen de la web de #Yocontribuyente.
Imagen de la web de #Yocontribuyente.

¿Tiene sentido que se perdonen los impuestos a unos mientras otros siguen pagando? Miles de ciudadanos mexicanos han contestado con un no rotundo e indignado a esa pregunta y se han unido a #Yocontribuyente, una revuelta inédita contra la condonación de parte de la deuda que Estados y municipios tienen con Hacienda por el impuesto sobre la renta (ISR). De momento los tribunales han admitido a trámite la demanda de amparo, donde se reclama que se anule la medida por violar la protección y el respeto de la propiedad privada y la obligación de todos a contribuir al gasto público del Estado.

La polémica no es nueva. El anterior presidente, Felipe Calderón, perdonó mediante decreto dichas deudas fiscales anteriores a 2005 y las del periodo 2006-2008 cuando Estados y municipios regularizaran su situación para los ejercicios de 2009 a 2011, y vendió aquella medida como una solución “definitiva e integral”. Pero la Ley de Ingresos de 2013 (equivalente a los Presupuestos Generales del Estado en España), aprobada el pasado 12 de diciembre, 11 días después de que asumiera el poder el nuevo Gobierno de Peña Nieto, completó la amnistía: se condonaron todas las deudas fiscales de los años 2012 y anteriores a las administraciones que estuvieran al corriente en los pagos del mes de diciembre de 2012.

La deuda total de Estados y municipios ha crecido en México un 150% en los últimos seis años, según datos de JP Morgan y se elevaba, solo a medio y largo plazo, a 434.000 millones de pesos (unos 26.000 millones de euros) a finales de 2012, según datos de la Secretaria de Hacienda. El dato de la deuda fiscal perdonada no se conoce, porque la condonación se hace mediante convenios con el Gobierno federal que no son públicos, pero este lunes el diario Reforma, citando fuentes gubernamentales, ofrecía una cifra de 13.000 millones de pesos (unos 780 millones de euros) en los últimos cuatro años.

“Me pareció una mentada de madre lo que hizo el Congreso”, cuenta el impulsor de #Yocontribuyente, Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad, un organismo independiente. “Están violando el principio constitucional de que los impuestos sean proporcionales y equivalentes y estás generando una casta privilegiada. Si un patrón hiciera eso le caerían nueve años de cárcel”, explica. Según él no se trata solo de que ese “borrón y cuenta nueva” sea injusto. Es que además obliga al resto de tributarios a soportar una carga impositiva extra para equilibrar las cuentas. A 12 de marzo más de 2.500 personas han firmado su iniciativa, entre ellas intelectuales como la politóloga Denisse Dresser o el escritor Héctor Aguilar Camín, y expertos como el exsecretario de Hacienda Jesús Silva Herzog.

“Damos dinero, como en el rescate de Grecia, pero no exigimos unas finanzas serias”, se lamenta Pardinas. Y pone un ejemplo: “Moody’s degradó la calificación de la deuda de Naucalpan (municipio del Estado de México de unos 800.000 habitantes, y uno de los más industriales del país) al nivel de Argentina el pasado diciembre. Y la puso en perspectiva negativa. Pero ese mismo mes los funcionarios se subieron el 70% el salario”. Pérez de Acha, el abogado que defiende los intereses de la asociación Yo Contribuyente, coincide en el análisis: “Algo tenía que hacerse con el problema de la deuda, pero no se señalaron montos, ni condiciones, ni sanciones. Para otorgar la condonación hay que realizar un estudio de impacto financiero. El Congreso nunca lo explicó, ponemos incluso en duda que la secretaría de Hacienda conociera el agujero. Y entonces ¿Cómo pueden votar en el Congreso algo que no conocen?”.

La ley de Ingresos fue aprobada en la Cámara de Diputados por 446 votos a favor, 19 en contra y siete abstenciones, y en el Senado con 101 a favor, 16 en contra y dos abstenciones. Pero las declaraciones posteriores de algunos parlamentarios dan a entender que se tramitó en ambas cámaras un tanto a la ligera. La senadora del PAN (derecha) Laura Rojas admitió su equivocación por haber apoyado la medida. “Reconozco en lo personal que fue un error haber votado a favor de la exención de ISR en Estados y municipios”, dijo. Rojas dio la razón a los contribuyentes que presentaron el amparo y aseguró que pedirá a la Secretaría de Hacienda que realice un plan de acción correctivo. Su compañero de partido Javier Lozano, por su parte, fue aún más directo: “Nos han metido un gol”.

Para los impulsores de la iniciativa el asunto es aún más grave por cuanto la ley prevé perdonar incluso impuestos que aún no se han devengado, ya que contempla condonaciones del 60% de la deuda fiscal que se genere en 2013 y del 30% de 2014. Pero siendo una arbitrariedad de ese tamaño, siempre según la página web de #Yocontribuyente, tampoco parece que 2.500 firmantes respondan a un gran clamor popular. “No hemos sabido transmitir la aberración de lo que se ha hecho”, reconoce Pérez de Acha. ¿Y pretenden solo llamar la atención o se ven con posibilidades de ganar? “Hay un arranque idealista”, admite el abogado, pero hemos tomado como catapulta una herramienta jurídica (el amparo) que no está explotada. La derrota puede ser real, pero también el éxito”. Y Pardinas remacha: “Esto no es un deporte olímpico. Estamos aquí para ganar”.