EE UU autoriza vuelos de prueba al Dreamliner con las nuevas baterías

Boeing está convencido de que ha arreglado el problema Hay medio centenar de aviones de la familia B787 en tierra

Un Boeing 787 de All Nippon Airways.
Un Boeing 787 de All Nippon Airways.KAZUHIRO NOGI (AFP)

Primera noticia positiva para Boeing, dos meses después de que todos los aviones de su modelo B787 Dreamliner se quedaran en tierra por el riesgo de incendio en vuelo. La agencia de la aviación civil en EE UU acaba de autorizarle a realizar pruebas en vuelo con el nuevo diseño propuesto para las baterías de la aeronave. Ahora deberá demostrar que la solución funciona.

La investigación del incidente protagonizado por un avión operado por la aerolínea Japan Airlines no ha dado aún un resultado concluyente sobre la causa del problema. Así que Boeing decidió plantear al departamento que dirige Ray LaHood una alternativa, que consistía en cambiar el diseño de las baterías, para reducir al máximo el riesgo de incendios. El nuevo plan se presentó hace un par de semanas. Ahora recibe el aprobado.

Pero para que la flota de Dreamliner pueda retomar el servicio con normalidad, el sistema eléctrico debe superar ahora el nuevo proceso de certificación. En total hay medio centenar de aviones de la familia B787 en tierra. Boeing, entre tanto, sigue adelante con la producción aunque no ha realizado entregas a sus clientes. “Esta serie de pruebas debe demostrarnos que las mejoras propuestas funcionarán conforme al diseño”, ha reiterado LaHood.

La FAA deja claro que no hará concesiones cuando se trata de garantizar la seguridad de este medio de transporte y de los viajeros. Desde Boeing están convencidos de que aporta un arreglo permanente. “Hemos trabajado intensamente para entender el problema y desarrollar una solución con base en un análisis amplio”, afirma el consejero delegado de Boeing, Jim McNerney.

En este sentido, Ray Conner, el máximo ejecutivo en la división de aviación comercial de Boeing, asegura que el diseño propuesto para las baterías “minimiza significativamente” el riesgo de problemas en el sistema eléctrico a la vez que asegura que un eventual problema no afectará a las operaciones del avión. También se mejorará el proceso de producción.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS