Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

La caída del empleo se frena

Los datos de los primeros meses del año indican que la actividad y el empleo siguen disminuyendo

Los datos que vamos conociendo de los primeros meses del año indican que la actividad económica y el empleo siguen disminuyendo, pero a un ritmo inferior al del cuarto trimestre de 2012. Entonces el PIB se redujo ocho décimas porcentuales y la primera impresión sobre el trimestre en curso apuntaría a una contracción de cuatro o cinco décimas. Esto confirmaría las previsiones de los organismos internacionales y los analistas privados, que contemplan una progresiva moderación de la caída del PIB durante los dos o tres primeros trimestres y una estabilización o ligero crecimiento al final del año. Todo ello bajo los supuestos de que las condiciones de acceso al crédito se vayan normalizando, el ritmo del ajuste fiscal se relaje y las economías europeas vayan superando el bache actual, posibilitando la recuperación de nuestras exportaciones. Algunos de los indicadores que confirman esta relativa mejoría se han publicado esta semana. Entre ellos, los afiliados a la Seguridad Social, contrataciones y parados registrados en febrero, y las ventas declaradas a la Agencia Tributaria y el Índice de Producción Industrial (IPI) de enero. También es verdad que otros datos han empeorado notablemente, como el consumo de energía eléctrica, pero la tendencia general apunta a caídas más moderadas.

Los parados aumentaron en febrero cerca de 60.000 personas, según las cifras originales, que se reducen a unas 9.000 en cifras desestacionalizadas. Esta estadística se está comportando de forma un tanto anómala en los últimos meses (es difícil entender que el paro en el sector de la construcción esté disminuyendo a una tasa anual del 6%) y el aumento de 9.000 parados se queda muy corto en función de la evolución del empleo y la población activa según los afiliados y la EPA, estadísticas mucho más fiables, pero sí podemos quedarnos con la idea de que el ritmo de aumento del paro se ralentiza.

Sin cambios, la merma de ingresos para 2013 dificulta el objetivo de déficit para este año

El dato de afiliados a la Seguridad Social sorprendió positivamente. El descenso de unos 29.000 (similar en cifras desestacionalizadas) fue la mitad del previsto y también la mitad del que se produjo en el mismo mes de 2012. La media de enero y febrero aún registra una caída importante, un -3,3% en tasa anualizada sobre la media del trimestre anterior, pero esta tasa es un punto porcentual superior (menos caída) que la que se registró entonces. La misma evolución muestran las ventas declaradas por las grandes empresas y el IPI. A partir de marzo, sobre todo este año en el que se adelanta la Semana Santa, entramos en unos meses favorables para el empleo, de forma que cabe esperar aumentos de los afiliados y descensos del paro. Pero ello será fundamentalmente por motivos estacionales, ya que tendencialmente seguirá destruyéndose empleo, aunque a un ritmo cada vez menor.

Además de estos indicadores de actividad y mercado laboral, otros datos publicados en la semana fueron los de la ejecución presupuestaria del Estado y la Seguridad Social de diciembre, que cierran el año 2012. La Seguridad Social, cuyos presupuestos contemplaban cerrar en equilibrio, acabó con un déficit de casi 6.000 millones de euros, tal como se veía venir desde el comienzo del año. Al añadir las provisiones por morosidad y otros ajustes, el déficit ascendió a unos 9.000 millones, el 0,85% del PIB.

El Estado cumplió mejor con su objetivo, al registrar un déficit del 3,84% del PIB frente al 3,5% previsto. Los gastos se atuvieron bastante a lo presupuestado y los ingresos impositivos acabaron remontando las fuertes caídas que registraron hasta septiembre. Ahora bien, como indica el propio Ministerio de Hacienda, los ingresos por impuestos se han visto afectados al alza en una cuantía de unos 4.300 millones como consecuencia de una gestión tributaria en los últimos meses del año que, entre otros efectos, ha retrasado devoluciones de impuestos a 2013. Esto, y los adelantos que han tenido que hacer las empresas en sus pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, suponen una merma de ingresos para 2013, lo cual dificulta la consecución de los objetivos en este año. Claro que, si la Comisión Europea eleva el objetivo de déficit, digamos en un punto porcentual del PIB, todo resuelto. Inteligencia latina.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Las ventas siguen cayendo

Los indicadores que elabora la Agencia Tributaria a partir de las declaraciones de las grandes empresas mostraron en enero una desaceleración del ritmo de caída del empleo (perceptores de rendimientos del trabajo) y de las ventas interiores, pero un mayor debilitamiento de las exportaciones. La tasa interanual de los primeros se situó en el -2,9%, un punto menos negativa que la media del cuarto trimestre de 2012. Las ventas por sectores de actividad, corregidas de calendario laboral y deflactadas, registraron menores descensos en la industria manufacturera y sobre todo los servicios, pero intensificaron su caída en la construcción. Por destino económico, las dirigidas al mercado interior cayeron un 8,3% respecto al mismo mes del año anterior, tasa que casi duplica la caída de la demanda interna estimada por la contabilidad nacional para el cuarto trimestre de 2012, y las exportaciones descendieron un 2%, frente a crecimientos del orden del 1,5% en los dos trimestres previos. En todo caso, la caída de las importaciones fue mayor, lo que mantiene en signo positivo la aportación del sector exterior al crecimiento del PIB. 
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS