Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro asegura que si la cifra del déficit del 6,7% varía, es porque “será inferior”

El ministro de Hacienda recuerda que aún no se han cerrado los datos de los Ayuntamientos

Pide perdón por subir los impuestos: "Me ha tocado hacer una política que no me gusta"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, está orgulloso del esfuerzo de reducción del déficit realizado por el Gobierno y las comunidades en 2012, tal y como ha vuelto a demostrar esta mañana en una entrevista a TVE. Gracias a ello, el desequilibrio entre los ingresos y gastos de las Administraciones ha bajado al 6,7% del PIB, una cifra que aunque está por encima del objetivo de Bruselas del 6,3%, supone un descenso importante desde el 8,9% de 2011. Además, ha dejado abierta la posibilidad de que el dato definitivo sea más bajo. "Si la cifra del 6,7% se mueve, será inferior", ha asegurado Montoro, que por otra parte ha pedido perdón por subir los impuestos: "Me ha tocado hacer una política que no me gusta", se ha justificado.

El ministro ha argumentado que todavía no están cerrados los datos de ejecución presupuestaria de las corporaciones locales, que podrían arrojar un resultado más positivo de lo adelantado. Según el avance que ofreció Hacienda la semana pasada, los Ayuntamientos registraron un déficit equivalente al 0,2% del PIB. Por tanto, se comportaron mejor de lo esperado, ya que en los Presupuestos del Estado se contaba con un desajuste del 0,3%. Sin embargo, el Gobierno no descartaba que pudiesen llegar hasta el equilibrio fiscal durante el pasado ejercicio.

En cuanto al resto de Administraciones, que ya tienen datos más consolidados, las comunidades autónomas redujeron su déficit del 3,3% al 1,7%. Por su parte, el balance del Gobierno central bajó del 5,1% al 3,8%; mientras la Seguridad Social protagonizó el único aumento con respecto a 2012, ya que pasó de registrar un déficit del 0,07% a rozar el 1%. En su conjunto, el desequilibrio entre ingresos y gastos se eleva al 6,7%. Aunque la cifra se queda muy cerca del 10% si se incluyen las ayudas a la banca.

Montoro ha declarado que estos serán los datos que el Gobierno comunique a Bruselas. También se ha mostrado confiado en que Eurostat, la oficina estadística comunitaria, no los revisará. "Eurostat nunca ha corregido los datos de déficit de España ni con este Gobierno ni con otro", porque los hace la Intervención General del Estado.

Por otra parte y tras las recomendaciones lanzadas desde la Comisión Europea sobre el margen que existe para subir el IVA y otros impuestos para asegurar que se cumplirán los objetivos en 2014, el ministro ha insistido en que la postura del Gobierno es de no tener que volver a aumentar la fiscalidad para no dañar una eventual recuperación económica. De hecho, ha pedido perdón por subir los impuestos. "Me ha tocado una política que no me gusta: subir impuestos y acudir a un recurso excepcional como es la regulación fiscal", se ha justificado.

El Ejecutivo está pendiente de conocer cuál será la decisión final de Bruselas sobre las nuevas metas de consolidación fiscal ante la certeza de que será imposible situar el déficit por debajo del límite del 3% el próximo año, tal y como hasta ahora se incluía en los planes de estabilidad de España.