Los tributos propios de las comunidades suponen un 1,8% de sus ingresos fiscales

El REAF pide una reforma íntegra del impuesto de sociedades. Reclaman impuestos medioambientales para acabar con la maraña normativa en las comunidades

La recaudación que aportan los impuestos propios de las comunidades autónomas representan solo un 1,8% de los ingresos tributarios, según un informe divulgado esta mañana por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), órgano especializado del Consejo General de Colegios de Economistas de España. El documento concluye que los costes de gestión de algunos de estos tributos superan la recaudación que se obtiene de ello.

"Como bastantes de los impuestos propios que implantan las Autonomías se parecen y tratan de gravar el mismo hecho imponible, pero se articulan de manera muy diferente, se produce un cierto caos normativo en este campo", señala el REAF en el informe sobre fiscalidad autonómica. Por eso, proponen, "una solución podría ser que el Estado estableciese determinados impuestos medioambientales y los cediese a las Autonomías, teniendo éstas capacidad normativa sobre determinados elementos de los mismos".

En el informe, presentado esta mañana por el presidente de la organización Valentí Pich, el Reaf apuesta por una reforma "profunda" del Impuesto de Sociedades para mejorar su recaudación, y pide al Estado que establezca determinados impuestos mediambientales y los ceda a las autonomías para que tengan capacidad normativa sobre determinados elementos de los mismos.

Así lo ha señalado el presidente del REAF, Jesús Sanmartín, en una rueda de prensa para presentar la publicación 'Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2013', donde ha explicado que el margen para incrementar los tipos de IRPF y del IVA están "prácticamente agotado" tras las últimas subidas del Gobierno. Ante esta falta de margen para elevar más los impuestos, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha asegurado que lo que se puede esperar en el futuro para seguir reduciendo el déficit es una "vuelta de tuerca" al funcionamiento de los servicios públicos. Según Pich, aunque todo parece indicar que las subidas de impuestos "han venido para quedarse bastante tiempo", el Estado debe garantizar una gestión eficiente de los servicios a través de un uso responsable de los ciudadanos con diferentes medidas.

Por su parte, Sanmartín ha recordado que la recaudación que aportan los impuestos propios de las comunidades supone sólo el 1,8% de los ingresos tributarios, de forma que, muchas veces, los costes de gestión de estos impuestos superan la recaudación que se obtiene. Para evitar el caos normativo y ya que muchos de estos impuestos se parecen y tratan de gravar el mismo hecho imponible, el REAF propone que el Estado establezca determinados impuestos medioambientales y los ceda a las autonomías para que tengan capacidad normativa sobre determinados elementos de los mismos. Según Sanmartín, lo "lógico" es clarificar la soberanía tributaria, tal y como ha hecho el Gobierno con el tributo a los depósitos bancarios, fijando un impuesto estatal de tipo cero para homogeneizar la situación en las diferentes comunidades.

A la hora de valorar el año 2013, Sanmartín ha asegurado que las comuniades han usado mucho su capacidad normativa para regular los tributos cedidos, con una tendencia generalizada a subir los tipos que se consolida en el caso del IRPF y en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y de Actos Jurídicos Documentados. Esta tendencia se nota también en el recuperado Impuesto sobre el Patrimonio, puesto que van desapareciendo las bonificaciones generalizadas, y en el de Sucesiones y Donaciones, ya que algunas comunidades han suprimido en 2013 la tributación simbólica de familiares cercanos.

En todos los tributos, según el REAF, los beneficios fiscales tienen una aplicación muy restrictiva y se circunscriben sólo a determinados colectivos, con múltiples requisitos y limitaciones de renta. Así, estos beneficios fiscales tienen un impacto recaudatorio muy limitado, a excepción de las bonificaciones o deducciones en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en los territorios donde se aplican. Según el presidente del REAF, la técnica legislativa utilizada puede conducir a cierta inseguridad jurídica porque se legisla mucho, porque a menudo se modifica esa legislación, porque muchas comunidades no elaboran textos refundidos y porque para los contribuyentes es muy difícil conocer todas estas normas.

Por su parte, el secretario técnico del REAF, Luis del Amo, ha repasado las principales novedades que han incluido las comunidades autónomas en IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, así como las tendencias de estos impuestos de cara al futuro.

Finalmente, el director del Servicio de Estudios, Rubén Gimeno, se ha encargado de presentar algunos ejemplos que ponen de manifiesto las diferencias que existen entre las regiones. Por ejemplo, Madrid y la Rioja son las comunidades con los tipos más bajos en IRPF, frente a Cataluña, Asturias y Andalucía. En el caso del Impuesto de Patrimonio, el tipo más alto se paga en Extremadura, mientras que Madrid es la única región que mantiene la bonificación del 100%. En este sentido, Pich ha explicado que esta región tiene una política fiscal "clara" basada en transmitir el mensaje de que no gravará patrimonios elevados, que son los que realmente pueden decidir un cambio de residencia en función de la fiscalidad.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50