Almunia pide más reformas a España para relajar los objetivos de déficit

El vicepresidente de la Comisión dice que la decisión llegará en “semanas” El comisario reclama que se “mutualicen” riesgos

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, el pasado día 28 en Bruselas.
El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, el pasado día 28 en Bruselas.T. CHARLIER (AFP)

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha afirmado este lunes que Bruselas accederá a relajar el calendario para que España cumpla los objetivos de déficit “en pocas semanas” si el Gobierno de Mariano Rajoy sigue avanzando en las recomendaciones y las reformas requeridas. “Si se siguen haciendo reformas y hay un esfuerzo fiscal habrá una consideración de un calendario presupuestario ajustado. No será el previsto, sino diferente”, ha sostenido Almunia en una conferencia en el Círculo Financiero, en Barcelona. El comisario ha recordado que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento fija que los desfases presupuestarios de los estados miembros “deben ser corregidos” cuando son “excesivos”, pero ha agregado que ello se mide en “términos estructurales”, es decir, descontando el impacto negativo de la recesión. “La Comisión ha dicho ya que el esfuerzo de España en 2012 ha sido el que se le pedía, por lo que nada que objetar”, ha resaltado.

Sin embargo, Almunia ha destacado que este año las previsiones señalan que las economías de la zona euro registrarán números rojos, aunque la luz al final del túnel pueda verse a partir del segundo semestre. “Por desgracia las previsiones para España para este año son peores de las previstas por el Gobierno español y por lo tanto hay un mayor impacto cíclico”, ha afirmado. Ello llevará a la Comisión a reconsiderar los objetivos de déficit para España. La condición indispensable, sin embargo, es que el Gobierno de Rajoy siga con las reformas estructurales que se fijarán antes de junio. “Habrá reformas que hacer. Es un mensaje que hay que dejar claro”, ha defendido Almunia, quien ha justificado el seguimiento de esa agenda en que la economía española ha demostrado “responder” a las reformas.

Almunia también se ha referido acerca de las voces de políticos y economistas que lamentan que Bruselas esté respondiendo a la crisis de las economías del sur del continente con una “obsesión por la austeridad”. Y no solo de ellos, sino también de miles de ciudadanos como los que, ha recordado, este fin de semana han salido a la calle en Portugal para protestar contra la troika. “Niego la mayor”, ha dicho con rotundidad Almunia en una conferencia en el Círculo Financiero en Barcelona. “No hay tal obsesión, pero sí hay necesidad de realizar ajustes y reformas en varios países”, ha agregado Almunia, quien ha señalado que la resolución de los problemas de la zona euro no pasa por “agrandar los desequilibrios”, sino por “reducirlos”. “Otra cosa”, ha admitido el comisario, “es la intensidad”. Y ahí, según Almunia, ha reconocido que no hay que ahogar las posibilidades de recuperación. “Es verdad que no hay que sobrepasar la dosis necesaria de ajuste y dejar a la economía que se ajuste a un ritmo que no ponga en peligro expectativas de crecimiento”, ha afirmado. Aun así, Almunia ha considerado que la UE realiza una “aplicación inteligente” del Pacto de Crecimiento y Estabilidad.

El comisario, que ha considerado que en la UE hay un “déficit de solidaridad”, ha abogado por avanzar en la unión económica y monetaria y en la unión bancaria, así como “conjugar” ya el “verbo mutualizar” para compartir riesgos. “Hacerlo gradualmente, con compromisos, pero sin mutualizar no vamos a resolver los riesgos que tenemos”, ha asegurado el comisario.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS