Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Draghi aboga por recortar gastos en lugar de subir impuestos para reducir el déficit

El presidente del BCE advierte en contra de "debilitar" el ajuste y la consolidación fiscal

Draghi, al inicio de su intervención ante la Eurocámara.
Draghi, al inicio de su intervención ante la Eurocámara. AFP

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha advertido este lunes del riesgo que supondría para los avances logrados "debilitar" ahora el ajuste fiscal en la eurozona y ha recalcado que la respuesta a los problemas no es posponer la consolidación fiscal, sino mitigar los efectos de contracción que genera a corto plazo. Además, ha abogado por actuar más del lado del gasto, recortando partidas, que del de los ingresos, donde la principal vía de respuesta es la de subir impuestos.

"Somos muy conscientes de la situación en la que se encuentran actualmente muchos estados miembros de la eurozona", ha dicho Draghi ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. En este sentido, ha reiterado que la consolidación fiscal debe ser individualmente diseñada para cada país miembro de la eurozona, porque no existe una receta general que se aplique a todos, ya que el ritmo y la velocidad del ajuste depende también del nivel inicial de deuda del que parten los países.

Eso sí, ha advertido en contra de cualquier mínima debilidad por levantar el pie del acelerador de los ajustes. "Si se debilita la consolidación fiscal, corremos el riesgo de perder algunos de los beneficios por los que ya se han hecho muchos sacrificios", ha afirmado Draghi tras reiterar que "la consolidación fiscal, especialmente en los países con un alto nivel de deuda, es inevitable".

Ahora, si este esfuerzo agrava la fase contractiva de las economías, Draghi se ha mostrado a favor de actuar. Para ello, sin embargo, se debe realizar "un diseño adecuado de la consolidación fiscal, basado más en recortes de gastos en lugar de en subidas de impuestos", ha explicado el presidente del BCE al tiempo que ha recordado que los impuestos en la eurozona ya son "muy altos".

Además es clave la "implementación rápida y eficaz de reformas estructurales en los mercados de productos y laborales", ha sostenido, porque así aumentarán las exportaciones. "Así habrá al menos un componente del PIB que no se reduzca, porque el consumo y la inversión bajan a corto plazo. De esta manera por lo menos se verán mejoras en la cuenta corriente", lo que permite mitigar los efectos contractivos a corto plazo, ha añadido.

Otro aspecto son los planes presupuestarios detallados a medio plazo, pues ayudan a generar confianza en los mercados, ha dicho. "El detalle es crucial, porque para tranquilizar a los mercados los planes deben ser creíbles y para ello tiene que haber detalles", ha agregado Draghi.