Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viraje en la estrategia de OHL

La constructora refuerza su apuesta por el mercado internacional y las concesiones.

Además, se asocia con Abertis para crecer y mejorar su financiación

Circuito Exterior Mexiquense, una de las infraestructuras realizadas por OHL en México.
Circuito Exterior Mexiquense, una de las infraestructuras realizadas por OHL en México.

OHL sabe que hay que pedalear para no caerse de la bici. En el último trimestre de 2012 se ha hecho con contratos para la renovación de redes de gas y electricidad en Manhattan y con una planta de energía fotovoltaica en Arizona (EE UU); se ha adjudicado la construcción de una carretera en Australia; ha ganado el aprovisionamiento e instalación de equipamientos para la industria minera del cobre en Chile (71 millones de euros), y ha suscrito un ambicioso acuerdo de colaboración con el gigante indio Hinduja para desarrollar infraestructuras en ese país y en mercados aledaños.

OHL contabiliza ya una cartera que le garantiza casi tres años de trabajo, espera crecimientos anuales de doble dígito y anhela recuperar el grado de inversión (lo perdió en marzo de 2009) que otorgan a las emisiones de deuda de mayor solvencia las agencias de calificación. Opera en 30 países, y el 74% de su facturación y el 90% de su resultado bruto de explotación proceden del exterior.

En los últimos meses OHL ha corregido también su rumbo en búsqueda de recursos para aligerar deuda y afrontar otros proyectos. Ha aparcado su propósito de llevar a Bolsa su filial de concesiones —no está el parqué para experimentos— y se ha sacado de la chistera (“ha sido una idea mía”, ha dicho su presidente, Juan Miguel Villar Mir, “y no pude sacar un céntimo más”) un intercambio de activos y una incorporación como socio al Grupo Abertis.

El cambio de cromos —autopistas en Brasil y Chile de OHL por acciones suficientes para incorporarse a Abertis como socio de referencia y como socio industrial y un dinero adicional— es algo más que una clásica operación de rotación de activos para desprenderse OHL de los más maduros y adquirir con el importe de su venta proyectos nuevos para su desarrollo y explotación. Tampoco es una mera compra de cuota internacional para incrementar su diversificación geográfica y alzarse como primer operador mundial de concesiones por parte de Abertis. Nadie habla de que sea el preámbulo de una posible fusión (“no hay nada pactado, ni pensado, ni previsto”, en palabras de Villa Mir), pero OHL no descarta ampliar su participación en Abertis y resalta su voluntad de permanencia a largo plazo en la concesionaria.

Las concesiones, advertía esta semana el director general económico-financiero de OHL, Enrique Weickert, son y van a seguir siendo el principal foco de inversión del grupo (“siempre con criterios de eficiencia y rentabilidad”). Es un mercado con gran crecimiento y vamos a seguir apostando por él, explican en OHL, directamente y a través del importante vehículo inversor que es Abertis.

Obtiene el 90% de su facturación en el exterior y acumula ya en cartera casi tres años de trabajo

Fuera del acuerdo suscrito quedan, con gran peso en sus cuentas, las concesiones que tiene OHL en México (este país le aporta ya el 15% de las ventas y cuenta con infraestructuras que aún no ha puesto en explotación).

El andamiaje del acuerdo con Abertis, en todo caso, ha sido complejo. A principios de diciembre, OHL, a través de su filial OHL Concesiones, cerró con Abertis Infraestructuras la venta del 10% del capital de Partícipes en Brasil, sociedad titular de un 60% de la cotizada OHL Brasil. En virtud del contrato de permuta con el que se instrumentó la operación, OHL Concesiones recibió a cambio un 10% del capital de Abertis, la asunción por parte de ésta de un pasivo de 504 millones y un cobro en efectivo de 10,7 millones, más otro de 26,9 millones correspondiente al dividendo a cuenta del ejercicio 2012 distribuido por Abertis.

En paralelo, se firmó la venta de los activos concesionales de OHL en Chile, por 204,1 millones, a Abertis Autopistas Chile.

Con ello, el Grupo OHL, que ya era titular del 5% del capital de Abertis (adquirido en abril a ACS), ha pasado a ostentar una participación del 15,25%, valorada a los precios de mercado de mediados de diciembre en algo más de 1.400 millones, y se ha consolidado como socio de referencia junto a La Caixa (28,5%) y el fondo de capital riesgo CVC (15,5%).

Las operaciones de Brasil y Chile, señalan en Banco de Sabadell, reducen la deuda con recurso del grupo en más de un 25%. “Esas operaciones, junto con la mejora del capital circulante en el cuarto trimestre, el cobro de los anticipos por los proyectos adjudicados en construcción y 183 millones de cobro pendiente del centro de convenciones de Argelia, deberían permitir alcanzar su objetivo de dos veces en deuda neta con recurso sobre ebitda con recurso. Dependiendo de que se produzcan estos dos eventos, la ratio se acercaría más a tres veces”, dicen.

Las recientes emisiones de bonos dan aire y mejoran la situación financiera de la compañía

OHL, según los últimos resultados publicados, ganó 184 millones de enero a septiembre, un 33% más que en 2011, impulsada por sus negocios de concesiones e internacional y por la venta en mayo de su filial de medioambiente, Inima, por 231 millones y con plusvalías de 42 millones. Empeoró, sin embargo, su ratio de deuda. El grupo, en conjunto, facturó 3.823 millones, un 9,3% más.

Construcción siguió siendo el principal motor de ventas, con el 52% del total, por el 37% que aportó la operación de autopistas y otras concesiones.

OHL ha finalizado el tercer trimestre de 2012 con una cartera de construcción de 8.412,3 millones de euros y con un importante componente de grandes contratos en el mundo, entre los que destacan: la línea ferroviaria Ural-Polar en Rusia, el hospital del CHUM en Montreal (Canadá), los túneles del Mármara en Turquía y el ferrocarril de alta velocidad La Meca-Medina en Arabia Saudí. En los primeros meses de 2012 se han producido adjudicaciones relevantes como el complejo turístico-deportivo Olimpic Flame de Sochi, en Rusia, y el Water Mains for Shafts de Nueva York, en EE UU, que suman en conjunto 592,9 millones de euros y que, junto a otras adjudicaciones de menor tamaño, añaden a su cartera 1.584,1 millones de euros. La cartera de construcción en España supone solo el 22% del total. “Vamos a tratar de mantener inversiones y cuota de construcción en España”, señala Weickert, pero siempre con criterio de rentabilidad y en términos relativos porque el mercado de obra pública aquí cada vez es más pequeño.

En cuanto a la situación financiera, fuentes de OHL destacan las mejoras en el calendario de vencimientos de su deuda con recurso gracias a unas operaciones recientes de emisión de bonos (colocación de 300 millones en marzo a ocho años y con un cupón del 7,625%) y refinanciación de un crédito sindicado (se amplió en abril de 240 a 300 millones yse alargó en tres años su vencimiento, hasta enero de 2016). Más recientemente, en diciembre, OHL se ha hecho con un préstamo de 750 millones a un plazo de tres años con la garantía de su participación en el capital de Abertis (es un préstamo sin recurso a la matriz suscrito por OHL Emisiones, filial de OHL Concesiones).