Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AEB pide sancionar a las entidades que comercializaron mal las preferentes

El presidente de la AEB pide evitar la generalización de culpas. El Fiscal General descarta un proceso global por las preferentes

Afectados por las preferentes de Novagalicia Banco se manifiestan en la sede del banco en Vigo.
Afectados por las preferentes de Novagalicia Banco se manifiestan en la sede del banco en Vigo. EFE

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha pedido a la CNMV que analice los expedientes abiertos por la comercialización irregular de participaciones preferentes, que aclare cuáles son las entidades que no se han comportado bien y que las sancione.

Martín defendió la “transparencia” del proceso. “Porque si no, vamos al problema de la generalización de culpas” y “no todas las entidades se han comportado mal”, dijo la pasada semana, en la subcomisión parlamentaria sobre transparencia de productos financieros.

El presidente de la AEB también reclamó a la CNMV que exija a las entidades que cumplan las normas y analice la comercialización de productos financieros que han emitido (preferentes, cláusulas de cualquier tipo).

Respecto a las quitas exigidas por la Comisión Europea (CE) a los titulares de preferentes, Martín advirtió sobre las entidades quebradas que siguen funcionando y ponen en “muchas dificultades” a todo el sector. Pidió “disciplina” al sector. E indicó: “El que la hace la paga, el señor que quiebra desaparece”.

Por su parte, el director adjunto de la CECA, Antonio Romero, que también compareció en el Congreso, aseguró que “prácticamente todas las entidades financieras” recurrieron a la figura de las preferentes, así como entidades no de crédito, y “todas se han visto afectadas”.

Romero consideró que en el caso de las preferentes no se ha producido un engaño generalizado, aunque sí “malas prácticas”.

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, se refirió ayer al asunto en una entrevista en la Cadena Ser. Descartó abrir una impugnación global por delito de estafa por las preferentes, porque no hay un marco legal para ello. Torres-Dulce reconoció que se trata de “un producto financiero opaco, que quizás no se gobernó bien y que estaba previsto para un periodo de no crisis”. Y agregó: “En términos generales, no podemos ir a un delito de estafa. Sí en aquellas situaciones, y así lo estamos haciendo, en las que se evidencia que la actividad de la entidad financiera ha encubierto un engaño antecedente”

Respecto a la posibilidad de que la venta de las preferentes por alguna caja de ahorros encaje en el delito de estafa, explicó que parece que la situación económica previa de la entidad financiera cuando emite las preferentes revela que “podía conocer que no iba a hacer frente, lo que nos llevaría a una situación de un delito de estafa”.