Más del 90% de la banca española estará vigilada por el nuevo supervisor europeo

Solo Banca March, Caja 3 y otras pequeñas como Ontinyent y Pollença se quedan fuera En total, 16 bancos y antiguas cajas dejarán de ser controladas por el Banco de España El supervisor único entrará en funcionamiento en marzo del próximo 2014

El ministro Guindos, en el centro, con algunos de sus homólogos europeos.
El ministro Guindos, en el centro, con algunos de sus homólogos europeos.GEORGES GOBET / AFP

El acuerdo alcanzado esta madrugada entre los Veintisiete para crear un supervisor bancario europeo dejará a casi todo el sector financiero español bajo control del nuevo organismo de vigilancia. Según lo pactado entre los ministros de Economía y Finanzas de la UE, el futuro supervisor único que estará en marcha en 2014 solo se hará cargo de aquellas entidades que tengan más de 30.000 millones de euros en activos, estén nacionalizadas o su tamaño supere el 20% del PIB del país donde tengan su sede. En el caso de España, más del 90% de los bancos y las antiguas cajas superan los topes. En total, son 16 entidades que dejarán de estar bajo el control directo del Banco de España para pasar a ser vigiladas desde Fráncfort, donde está actualmente la sede del BCE, o dondequiera que se fije la residencia del nuevo organismo. Con ello, se superará ampliamente el mínimo de tres bancos por país que fija el pacto.

"Quince o dieciséis bancos españoles van a pasar a la supervisión del BCE cuando esta esté efectivamente en vigor", ha reconocido el ministro de Economía, Luis de Guindos, tras el encuentro de titulares de Finanzas y Economías de la zona del euro (Eurogrupo). Según ha añadido, "fundamentalmente es más del 80 % del total del sistema financiero español", aunque con los procesos corporativos en marcha rebasará el 90%. De hecho, el presidente, Mariano Rajoy, ha destacado desde Bruselas, donde asiste a una reunión del PPE, que será "aproximadamente el 95%" el sector.

Al final, sólo se quedan fuera Banca March, Caja 3, entre las grandes, y el conjunto de las pequeñas entidades que hay en España del tipo Caixa Pollença Colonya, Ontinyent o las cajas rurales. No obstante, prácticamente, el acuerdo no supondrá grandes cambios en la medida en que España y su sector financiero ya están bajo tutela de Bruselas desde que se puso en marcha el rescate bancario. Además, el memorándum incluía enormes poderes al Banco Central Europeo sobre las entidades que hayan recibido dinero público.

Según la propuesta de Bruselas, el futuro supervisor se encargará, entre otras medidas, de conceder y retirar la ficha bancaria; asesorar en la compra y venta de partes del capital de los bancos; establecer, si es necesario, requisitos más estrictos a las entidades; poner en marcha pruebas de resistencia; poner en marcha un proceso de intervención temprana cuando esté en riesgo la viabilidad del banco; y de asesorar, en coordinación con la Comisión, futuras recapitalizaciones con dinero público.

Más información

Obviamente, en el grupo que pasará a ser supervisado desde fuera de las fronteras caerán los tres grandes del sistema financiero español: Santander, BBVA y Caixabank, que gestionan más del 60% del total de activos del sector con 2,13 billones de euros, según los datos a cierre de 2011. Por tanto, superan holgadamente los límites acordados por la UE a instancias de Alemania. Sobre este grupo también hay que tener en cuenta que el banco de La Caixa se ha adjudicado recientemente el nacionalizado Banco de Valencia, que contaba a final del pasado año con unos activos de 22.500 millones y que pasarán a consolidarse con los de Caixabank.

Las tres entidades nacionalizadas que siguen en poder del Estado, BFA-Bankia, Catalunya Caixa, Nova Caixa Galicia, también estarán controladas por el BCE ya que cuentan con ayudas públicas. Sin embargo, aunque no estuviesen en manos del Estado, también superan el límite impuesto al tamaño, ya que las tres rebasan los 30.000 millones en activos.

El Sabadell y el Popular, con 164.000 y 158.000 millones en activos también rebasan ampliamente el tope de los 30.000 millones, al igual que sucede con Kutxabank (72.069 millones) y Bankinter (64.175 millones). BMN (68.400 millones), Liberbank (51.500), Ibercaja (46.900) o Ceiss (41.600), la entidad que agrupa a Caja España-Duero también rebasan unos límites que favorecen a Alemania en la medida en que dejan fuera del foco del nuevo supervisor a sus cajas. Entre este colectivo está por ver qué sucede con BMN y Ceiss, ya que Bruselas impone a España que inyecte importantes cantidades de dinero público en ellas para reforzar su capital, lo que acabará suponiendo su capitalización, aunque ello no alterará su condición de entidades sujetas a la supervisión del BCE. La entidad más pequeña que también estará controlada desde el extranjero será Cajamar, que gestiona 34.400 millones en activos.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50