Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Standard & Poor’s declara a Grecia en suspensión de pagos parcial

La rebaja de calificación a impago selectivo se produce tras la oferta de recompra de bonos

La agencia de calificación Standard & Poor's rebajó anoche la nota de Grecia hasta el nivel SD, selective default o impago selectivo, equivalente a una suspensión de pagos parcial. Anteriormente sus calificaciones eran CCC para la deuda a largo plazo y C para la deuda a corto plazo, ambas de muy baja calidad crediticia. La decisión de la agencia se produce como consecuencia del anuncio por parte del Gobierno griego de una oferta de recompra de su propia deuda a un precio muy inferior a su valor nominal, que implica pérdidas del orden del 60%

La oferta de recompra de bonos por parte de Grecia permitió desbloquear una nueva entrega de ayuda europea al país, pues se considera que con ella mejora la sostenibilidad de la deuda. Grecia anunció el lunes que la recompra se realiza con el método de subasta holandés modificado, en el cual los inversores declaran el precio al que están dispuestos a vender sus bonos antes de que se fije el precio. El Gobierno griego fijó una banda mínima para el precio del 30,2% al 38,1% del nominal y una máxima del 32,2% al 40,1%, dependiendo de los vencimientos de las 20 emisiones afectadas e indicó que destinaría un máximo de 10.000 millones a la recompra. Los inversores tienen hasta mañana para declarar su interés en la oferta.

S&P considera que se trata de una reestructuración de deuda bajo presión y que constituye una suspensión de pagos parcial en la medida en que implica que los inversores recibirán un importe inferior al originalmente comprometido y que se trata de una operación no meramente oportunista sino de una oferta bajo presión, aunque técnicamente sea de aceptación voluntaria y con independencia de cómo se defina en las emisiones de bonos la declaración de impago.

La agencia considera que se dan sus criterios para esta rebaja de la calificación. Su metodología considera que este tipo de recompra es una especie de opción alternativa a un impago tradicional. Los inversores se ven incentivados, al menos parcialmente, a aceptar una oferta muy baja ante la posibilidad aún peor de que el emisor se declare abiertamente en suspensión del pago de su deuda. “S&P trata tales ofertas y recompras como una reestructuración de hecho y, de acuerdo con ello, como equivalente a un impago por parte del emisor”, explicó la agencia a través de un comunicado.

Cuando la recompra de deuda de Grecia culmine, lo que está previsto que ocurra para el 17 de diciembre, S&P “probablemente” considerará que el impago selectivo ha quedado atrás y elevará la nota de Grecia al nivel CCC, de muy baja calidad todavía. En todo caso, esa nota reflejaría, entre otros factores, la visión de la agencia de calificación de que la operación de recompra de deuda sitúa las finanzas del país en una senda más sostenible.