Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOMÁS BURGOS Secretario de Estado para la Seguridad Social

“La compensación significa un margen de 4.000 millones que no tenemos”

Tomás Burgos, responsable de la Seguridad Social, defiende la "difícil" decisión de no actualizar las pensiones para contener el déficit de este año

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, durante su comparecencia en el Congreso en octubre.
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, durante su comparecencia en el Congreso en octubre. EL PAÍS

Desde que el Gobierno anunció el viernes que este año no actualizaba las pensiones y perdían 1,9 puntos de poder adquisitivo, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos (Valladolid, 1962), no para de dar explicaciones: radios, televisiones... Lo tiene difícil. Él y el resto del Gobierno, con Mariano Rajoy a la cabeza, habían prometido lo contrario hasta casi el minuto antes. Y la decisión, como ellos mismos reconocen, es “difícil”. Ahora tienen que justificarse y reclamar comprensión. La jefa inmediata de Burgos, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, habló ayer de la medida como “un ejercicio de responsabilidad”. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría reclamó la colaboración autonómica para salir de la crisis. Y desde la oposición volvieron a arreciar las críticas. Ayer fue el turno de la diputada del PSOE, Trinidad Jiménez: “Es una mentira más, que recae sobre los más vulnerables”.

Entre tanto Burgos respondió ayer al teléfono. Enfatiza una y otra vez que la decisión se tomó el viernes “en el último momento”, horas después de conocerse el IPC, y no deja pasar la ocasión de señalar al Gobierno de Zapatero como responsable de gran parte de que las arcas de la Seguridad Social atraviesen un momento tan difícil.

Pregunta. ¿Por qué no se actualizan las pensiones de 2012?

Respuesta. El Gobierno ha intentado hasta el último momento cuantificar las diferentes alternativas y el coste que se podía asumir. Al conocer el IPC de noviembre y la evaluación de ese coste, el Gobierno ha tomado una decisión inmediata. El sistema está en déficit y está sometido a enormes tensiones de tesorería. Nos ha parecido una decisión muy difícil, pero una decisión en aras de la protección del sistema.

“La prioridad era que subieran todas las pensiones el año que viene”

P. La ministra de Empleo y la vicepresidenta dijeron que no hay dinero para pagarla.

R. Heredamos la Seguridad Social en déficit y, más grave aún, con una inercia de gasto que ha comprometido sus cuentas este año. El sistema ha tenido que afrontar elementos de financiación no contributiva, ha habido una infrapresupuestación de pensiones en los últimos años, gastos imprevistos en dependencia, etcétera. Esto ha hecho que la Seguridad Social se haya visto en una situación muy comprometida. Es fundamental para el futuro que se persiga el equilibrio presupuestario. Y apurando todas las posibilidades, el Gobierno ha tomado una decisión a valorar: en 2012 y en 2013 todas las pensiones suben. A diferencia de otros Gobiernos, todas las pensiones subirán, ninguna se congelará.

P. Usted ha dicho muchas veces antes del viernes que aplicaría la norma vigente. ¿Cuándo supo que la iba a suspender?

R. Hemos trabajado siempre sobre la base de cumplir la previsión legal, hemos evaluado recursos y valorado todas las alternativas. Pero, conocido el dato de IPC y la situación financiera del sistema, esta era la decisión más responsable. Somos conscientes del esfuerzo pedido a los ciudadanos.

P. El dato de ayer sorprende por bajo, ¿no esperaban algo así?

“La medida tomada el viernes es estrictamente transitoria”

R. Bueno, un 2,9% de IPC y, por tanto, una desviación de 1,9 hay que valorarla en el contexto que se produce. Una revaloración de pensiones en plena recesión supone un enorme esfuerzo, y por eso es importante el esfuerzo de 2012 y 2013 subiendo las pensiones. Pero la compensación implica disponer de un margen que no tenemos, significa un sobre coste cercano a los 4.000 millones de los que el sistema no dispone.

P. Pero esto se veía con la inflación de septiembre y octubre. ¿Tiene que ver el momento elegido con el calendario electoral?

R. Nosotros no hemos convocado elecciones en Cataluña.

P. Sí en Galicia.

R. Vamos a ver. El IPC de noviembre es un dato clave y ese es el momento en el que tomar la decisión. Cualquier otra consideración es ajena al sistema de la Seguridad Social. Lo que no conocíamos era la situación financiera, los datos de recaudación, los datos de morosidad... Con esos datos y sabiendo que a fin de año había que afrontar un gasto superior a 15.000 millones (paga de diciembre y extraordinaria), esta decisión era la más razonable.

P. ¿Subir las pensiones un 1% o un 2% es una vía menos lesiva?

R. Subir todas las pensiones también tiene que ver con que nuestro sistema sea contributivo. Ciudadanos que han aportado cotizaciones significativas no pueden quedar excluidos de un incremento de sus pensiones. Y además nos hemos comprometido con las pensiones de menor cuantía, de ahí un incremento adicional del 1% para las que, no siendo mínimas, son bajas, las menores de 1.000 euros al mes.

P. ¿Han cambiado la ley del Fondo de Reserva hasta 2014? ¿Habrá déficit hasta entonces?

R. Hemos organizado una reforma de carácter preventivo. Hasta ahora la norma impedía acceder al fondo con carácter previo a que se produjeran los problemas. No vamos a atravesar una situación en que pudiera estar comprometido el pago de las pensiones. Para nosotros el pago puntual es un objetivo irrenunciable. Ante tensiones de tesorería necesitamos un colchón de seguridad.

P. ¿Descartan en 2013 tomar una decisión como la de ayer u otra más difícil?

R. España tiene un compromiso con el déficit público a 31 de diciembre de 2012. A España y a la Seguridad Social le va mucho en cumplir el déficit.

P. ¿Y en 2013?

R. La medida tomada el viernes es estrictamente transitoria. Es una suspensión. No se ha derogado el modelo. Y se ha hecho por una justificación como la que está viviendo este país. No existe ninguna previsión, si no se habría tomado, de modificar ni reiterar esta decisión el año que viene.