Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal pronostica una caída en 2013 que triplica la prevista por el Gobierno

Los empresarios pronostican que el paro alcanzará el 26,5% el próximo año

Cunde el pesimismo sobre el futuro inmediato de la economía española. Las últimas previsiones de la patronal CEOE abundan en esta tendencia. Incluso van más allá. Según los números de los empresarios, el PIB español el año que viene caerá un 1,6%, el triple de lo que espera el Gobierno, que calcula un 0,5%. También el pesimismo patronal supera al del Gobierno cuando se trata de pronosticar lo que sucederá en el mercado laboral. Calcula la patronal que en 2013 la tasa media de paro llegará al 26,5%. El Ministerio de Economía, en cambio, espera que el desempleo sea del 24,3%.

Las previsiones de la CEOE se encuentran entre las más pesimistas que se han publicado, tanto por servicios de estudios privados como por organismos públicos. Lo más probable es que el Ejecutivo también empeore sus pronósticos pronto. Lo tendrá que hacer ante la inminente presentación de los nuevos presupuestos, que para ser creíbles necesitan elaborarse sobre la base de unas previsiones económicas realistas.

En el informe de previsiones, presentado ayer ante la Junta Directiva de CEOE, no se cifra si España llegará a los seis millones de parados. No obstante, teniendo en cuenta el resto de números es fácil prever que en sus previsiones sí que está implícito superar esa fatídica cifra. Para este año la patronal espera cerrar el ejercicio con 5,8 millones de desempleados y una tasa media del 25,2%. Este porcentaje subirá un punto en 2013, por lo que es de esperar que, según CEOE, se supere esa cifra.

El documento patronal sí que está en línea con la previsión del Gobierno para este año, cuando unos y otros pronostican una caída de la economía del 1,6%.

“Esta evolución obedece tanto a las peores perspectivas sobre el contexto internacional como a un mayor deterioro de la demanda nacional”, explica CEOE en su informe. Precisamente a la debilidad del consumo interno, achaca la patronal que la inversión tenga perspectivas “muy negativas” en 2013. Tampoco ayudará el crédito.

En opinión de la patronal, habrá que tener paciencia para ver los efectos de la reforma laboral, la eléctrica o las múltiples reestructuraciones financieras. La organización que dirige Juan Rosell las defiende, pero afirma que sus efectos no empezarán a notarse hasta bien entrado 2013, concretamente en la segunda parte del año.

Junto al apoyo a las reformas, en el documento la CEOE también defiende el mantenimiento de la senda ajustes fiscales. “El déficit público de 2011 (9%) hace necesario un ajuste intenso para cumplir con el objetivo de 2012 (6,3%)”, explica.