Las petroleras aceptan controlar los márgenes para contener las subidas

Soria advierte a las distribuidoras de que habrá medidas si no colaboran

Una mujer carga el depósito de su vehículo en una gasolinera de Madrid
Una mujer carga el depósito de su vehículo en una gasolinera de Madridcarlos rosillo

El mercado de los carburantes es libre. Como el miedo. En el caso de las petroleras, acusadas por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) de remolonear a su favor a la hora de ajustar los precios del surtidor cuando baja la materia prima, se trata del miedo a que el Gobierno tome medidas en su contra. Ese temor favoreció ayer el compromiso de Repsol, Cepsa y BP de controlar los márgenes de ganancia para evitar subidas desproporcionadas de los carburantes, de gran impacto sobre el conjunto de los precios, como se ha demostrado en agosto.

El acuerdo, del que no hubo más detalles, se perfiló en la reunión —calificada de “cordial”, según fuentes de las empresas— que mantuvo en la tarde de ayer el ministro de Industria, José Manuel Soria con los presidentes de Repsol (Antonio Brufau), Cepsa (Santiago Bergareche) y BP (Jorge Lanza). Los empresarios, no obstante, destacaron ante el ministro que los datos que maneja Industria sobre márgenes (basados, según sostienen, en el Boletín Petrolero de la UE) no son comparables, por lo que habrá que trabajar en la comparativa para determinar la profundidad del ajuste que pide el Gobierno.

Más información
La gasolina sube como un cohete y baja como una pluma, según Competencia
El Gobierno “estudiará” medidas para bajar los márgenes de los carburantes
La subida del IVA empuja a máximos el precio de la gasolina y el gasóleo
La gasolina subirá en enero por el fin de la ayuda a los biocarburantes
Los precios de los carburantes marcan un nuevo récord en plena operación retorno

Como en reuniones similares de ministros anteriores con propósitos idénticos —moderar la escalada de los precios de los carburantes en momentos económicos difíciles—, las partes fueron parcas en detalles. Como ejemplo, la frase arrancada al presidente de Repsol, Antonio Brufau, horas antes del encuentro: “Vamos a escuchar [al ministro] y lo que se pueda hacer, se hará”. Lo que quiere Soria que hagan las petroleras lo dejó claro ayer en el Senado. Tras declararse “profundamente preocupado” por esta cuestión, “sobre todo por el aumento de los precios en cinco décimas que se produjo el pasado mes de agosto”, el ministro explicó que el precio de los carburantes se forma a través de tres componentes: el precio del petróleo, que es similar en toda Europa; los impuestos, que en España son más bajos que en los países del entorno, y el margen de beneficio de las distribuidoras. Y ahí puso el dedo. Soria detalló que ese margen de beneficio es mayor en España que en otros países europeos y que es precisamente este factor el que incrementa el precio que pagan los consumidores. Eso es lo que quiere que se corrija. Mejor por las buenas, aunque, según añadió, el Gobierno podría adoptar “un conjunto de medidas selectivas” para abaratar las gasolinas si las distribuidoras no hacen el ajuste que les solicitó en el encuentro de ayer.

Sobre la polémica de los precios planea la rotunda afirmación del informe elaborado por la CNC en el mes de junio. “Los precios y los márgenes en España” señalaba la Comisión “siguen estando entre los más altos de la UE y por encima de economías de tamaño comprable, lo que resulta compatible con un menor nivel de competencia”.

Las petroleras, a través de la asociación que las agrupa, la AOP; cargaron contra el informe de la Comisión Nacional de la Competencia cuestionando la metodología empleada y, por extensión, sus conclusiones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS