Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín pide al Gobierno que “cumpla” todas las reformas que ha aprobado

El presidente del Santander cree que el BCE comprará deuda española

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en México
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en México EFE

Emilio Botín no es un banquero más. Preside el Santander, el tercer mayor banco del mundo por beneficio operativo, lo que le da entrada en muchos foros. Mide sus apariciones públicas y, sobre todo, sus mensajes, consciente de su trascendencia. Este martes, en la capital de México, presentó la salida a Bolsa del 24,9% de su filial mexicana (sin importarle la que está cayendo) y aprovechó para pedir más firmeza al Gobierno español. Quizá porque sabe que el Ejecutivo de Rajoy vive un momento delicado por su impopularidad y está temeroso de que llegue el rescate, le reclamó que no aflojara el ritmo reformador.

El Ejecutivo español tomará las medidas que estime oportunas, porque está muy bien preparado para tomarlas"

Emilio Botín

“Las últimas disposiciones que ha tomado el Gobierno están bien encaminadas, en todos los sentidos. Tanto la reforma laboral, como en temas fiscales, el déficit y la última reforma financiera. Ahora, lo que tiene que hacer es cumplirlas”, dijo Botín en una rueda de prensa en México, a la que acudieron periodistas de medios españoles invitados por el banco, entre ellos EL PAÍS.

El presidente del Santander no quiso ir más allá. Cuando se le preguntó si el Gobierno debía pedir el rescate a Bruselas, no se pronunció, para no entrar en terreno resbaladizo. “El Gobierno toma las medidas más oportunas en cada momento porque está bien preparado”, aseveró. Sin duda, una respuesta preparada con cuidado.

Otro tema de calado es la actuación del Banco Central Europeo (BCE) en los mercados de deuda. Botín sufre directamente la inestabilidad financiera, pero no perdió tiempo para recordar a los presentes que el banco acababa de colocar 2.000 millones en los mercados, algo casi inédito ahora en el sector financiero.

En un tono distendido, el presidente del Santander comentó: “Me gustaría y creo que sí” a la pregunta sobre si el organismo presidido por Mario Draghi debería adquirir deuda española para aliviar las tensiones de los mercados. Botín admitió que era “delicado” hablar ahora de estos temas porque estaba a la espera del resultado de las “importantísimas reuniones que se van a celebrar los próximos días en Europa para solucionar el futuro del euro. Creo que va a salir bien y que la moneda única no se romperá”.

Yo había dicho varias veces que no me gustaba el banco malo, pero tras pedir el rescate bancario ha sido un exigencia europea"

Botín, que no dejó de alabar a la economía y a las autoridades mexicanas, en pleno proceso de cambio tras las elecciones presidenciales, admitió que las circunstancias le han hecho variar algunas posiciones. Tras mantener una cruzada contra el banco malo, quizá porque creía que podía haber subvenciones encubiertas a sus competidores, este martes lo apoyó. “Yo había dicho que no me gustaba el banco malo, pero tras pedir el rescate bancario ha sido una exigencia europea. La clave será el precio al que compren los activos”, recordó al Gobierno, “y eso no lo sabremos hasta noviembre. Creo que estará bien dirigido y es necesario”.

Botín afirmó que ahora no estudia ninguna operación de compra de entidades en España, pero que “siempre analizamos los precios de las oportunidades”. Negó que México esté viviendo una burbuja de crecimiento económico y auguró “10 años brillantes para este país. Así de claro”. De esta forma, cortó los comentarios que apuntan a que el Santander ha colocado su filial antes de que la crisis internacional golpee a México.

También admitió contratiempos al confesar que la colocación de la filial británica lleva cuatro años en lista de espera para salir a cotizar “porque las condiciones no son adecuadas. Pero queremos que salga al parqué, al igual que la filial argentina”.

Al Santander aún le faltan 2.200 millones de nuevas provisiones contra el ladrillo para cumplir con los decretos del Gobierno. Botín afirmó que el dinero que saque en México no irá a esta partida: “Lo haremos con el beneficio operativo”, y anunció que en 2013 y 2014 “ya no habrá nuevos saneamientos por el tema inmobiliario”.