Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La prima supera los 550 puntos tras el anuncio de la nueva reforma financiera

El Ibex amplía su avance un 3,13% impulsado por los bancos y cierra en 7.420,5 puntos

La prima de riesgo termina en 552 puntos y el tipo a 10 años en el 6,504%

El panel de la Bolsa de Madrid refleja la evolución del IBEX 35
El panel de la Bolsa de Madrid refleja la evolución del IBEX 35 EFE

Los mercados han terminado una jornada decisiva, que ha contado con el anuncio por parte del Gobierno español de la nueva reforma del sector financiero. La decisión es clave para el futuro de las cuentas públicas españoles, dada la necesidad de fondos públicos para sanear las cuentas de las entidades, cargadas de activos devaluados tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Tras una apertura en ligero retroceso, el Ibex ha ido remontando para situarse por encima de su cierre de ayer. Al cierre se ha situado en 7.420,5 puntos, con un alza del 3,13%, impulsado por los valores bancarios, que encabezan las alzas del índice. Sabadell ha ganado un 10,42%, Bankia un 6,26%, Santander un 6,02%, BBVA un 5,53%, Bankinter un 4,69% y Caixabank un 4,12%.

El indicador no ha dejado de subir desde el inicio de la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros en la que se ha aprobado el decreto ley de reestructuración y resolución ordenada de entidades que regula por primera vez el proceso de liquidar bancos o cajas inviables de forma ordenada, se establece el mecanismo para poder intervenir entidades de forma temprana, aunque aún cumplan los criterios mínimos de solvencia, crea el llamado banco malo o sociedad de gestión para transferir los activos dañados y sanear las cuentas bancarias e impone que, en el caso de que una entidad requiera ayudas públicas, los accionistas y dueños de deuda subordinada o participaciones preferentes tendrán que asumir parte de las pérdidas de la entidad en la que han invertido su dinero y no dejar todo el peso en el contribuyente.

Las Bolsas europeas también han avanzado hoy. París ha subido un 1%, Fráncfort un 1,09% y Milán un 2,16%. Londres, sin embargo, ha cedido un 0,14%

Pero la atención también se ha centrado en el discurso que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha pronunciado en la reunión anual de economía que se celebra en Jackson Hole (localidad estadounidense situada en el estado de Wyoming). Ante economistas y responsables de los bancos centrales de todo el mundo, el responsable del emisor del dólar ha afirmado que "la Reserva Federal adoptará las medidas expansivas que sean necesarias para promover una recuperación económica más fuerte y una mejora sostenida de las condiciones en el mercado de trabajo en un contexto de estabilidad de precios".

De esta manera, el presidente de la Reserva Federal reitera lo ya decidido por los miembros del comité que dicta la política económica en Estados Unidos, que en su reunión del pasado 1 de agosto se comprometieron a actuar "bastante pronto" a menos que la recuperación se fortalezca.

La prima de riesgo española, principal medida de la percepción que los inversores tienen de la solvencia de un país, ha escalado hasta 554 puntos básicos (significa que a los bonos españoles a 10 años se les exige en el mercado secundario 5,54 puntos porcentuales más de rentabilidad que a la deuda alemana a ese plazo). El tipo de los bonos a 10 años ha llegado a subir hasta el 6,886%. Al cierre de la sesión el diferencial se situaba en 552 puntos y el tipo en el 6,504%. La prima de riesgo italiana ha tocado los 452 puntos, tras terminar ayer en 446, para terminar en 451.

La reunión de Jackson Hole ha contado este año con la clamorosa ausencia de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), que se ha escudado en la enorme "carga de trabajo" que le impide viajar días antes de que, el jueves, el emisor del euro celebre su próxima reunión de política monetaria.

Ese día se espera que anuncie, además, un nuevo programa de compra de bonos para aliviar las primas de riesgo española e italiana. Esta medida cuenta con la oposición manifiesta del Bundesbank, cuyo presidente, Jens Weidmann, ha repetido con insistencia que esas actuaciones sobrepasan el mandato del BCE y se acercan mucho a una financiación de los Estados miembros, algo que prohíbe el tratado de la Unión Europea.

Hoy, la agencia estadística europea, Eurostat, ha anunciado que el desempleo aumentó en julio en los 27 países de la UE en 43.000 personas, lo que deja el total en 25,2 millones (un 10,4% del total). En la eurozona, la cifra aumentó en 88.000 desempleados, con lo que queda en 18 millones de personas (un 11,3%). De ellas, 5.786.000 son españolas (un 32,1%).