Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa pone fechas para discutir el futuro del euro

La primera cita será la reunión del Banco Central Europeo prevista para el próximo día 6

Las instituciones económicas europeas están elaborando el calendario que definirá las soluciones comunes a la crisis de deuda y el futuro de la moneda única. La primera fecha marcada es la del próximo 6 de septiembre, cuando el Banco Central Europeo (BCE) tratará de los detalles de su intervención en el mercado de deuda anunciada por su presidente, Mario Draghi, el pasado 26 de julio. La siguiente cita será el día 14, cuando los ministros de Finanzas de la zona euro se encuentren en Chipre.

La Comisión Europea, por su parte, confirmó ayer que el informe de la troika formada por el FMI, el BCE y la propia Comisión sobre Grecia no estará listo hasta finales de septiembre o principios de octubre, tal y como había avanzado el presidente del Eurogrupo, Jean-Paul Juncker. Según su portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor, la fecha definitiva dependerá “del progreso que se haga sobre el terreno”. La canciller alemana, Angela Merkel, ha indicado en varias ocasiones que del informe de la troika dependerá el rumbo que tome Europa con respecto a Grecia.

El alemán Jörg Asmussen, uno de los seis miembros del Comité Ejecutivo del BCE, dijo ayer en una reunión en Hamburgo que los detalles técnicos y operativos de la compra de deuda están “en elaboración”. Asmussen afirmó que “los mercados están poniéndole precio a una ruptura de la zona euro” y que toda intervención del BCE tiene que ir paralela a una intervención similar de los fondos de rescate europeos.

Tipos "sostenibles"

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Finanzas, el finlandés Olli Rehn, cree que España debería poder disfrutar de tipos de interés “sostenibles” si prosigue por el camino de las reformas y se concreta el apoyo del BCE.

En una respuesta escrita a la eurodiputada austríaca Angelika Werthmann, escrita el pasado día 16, Rehn indicó que España “ha hecho buenos progresos”, como demuestran el aumento de las exportaciones y la reducción del déficit en cuenta corriente.

Ante las dudas de la euroescéptica Werthmann, el comisario afirmó que los mecanismos europeos de ayuda a los estados en apuros serán “suficientes” si estos países cumplen con los programas de reformas anunciados.