El precio de los cereales amenaza la cabaña ganadera

La caída de la producción en Estados Unidos provoca la crisis en el sector

Los precios de los cereales se han disparado en todos los mercados mundiales en los últimos tres meses, con incrementos que se acercan en algunos casos como la soja al 40%. Las cotizaciones en España han seguido el mismo camino, aunque sus niveles se hallan aún por debajo de los precios internacionales. Las organizaciones ganaderas consideran que es imposible el mantenimiento de las cabañas con esos precios de los cereales y de los piensos.

Según datos de Infomarket, el alza de los precios hasta niveles récord es consecuencia de la mayor demanda de países emergentes pero, sobre todo, de las menores expectativas de cosecha en Estados Unidos. En trigos se espera una producción de 60,5 millones de toneladas, frente a los 54 millones de la campaña precedente; en maíz, la cosecha prevista se ha rebajado de los 375 millones de toneladas a solo 329; y en soja, de 87 a 83 millones de toneladas.

En la Unión Europea se espera una campaña estable, similar a las anteriores, con 131 millones de toneladas de trigo y 149 millones de otros cereales, entre ellos maíz, que supondrá unos 65 millones de toneladas.

En España, se estima que la campaña de cereales de invierno sumará poco más de 12 millones de toneladas, de las que 5,6 corresponderán a cebadas, 4,5 a trigos, 0,8 de avena y 0,4 millones de toneladas de centeno, lo que supone un recorte de casi el 30% respecto a la campaña anterior. A la sequía de los meses de otoño e invierno, que segó las cosechas en la mitad sur, se sumaron los calores de las últimas semanas en la zona del Duero, que han diezmado las estimaciones de cosecha.

Con la subida registrada en las últimas semanas, los precios de la soja se han situado en 540 euros por tonelada, una cifra récord. En el mercado nacional, el maíz cuesta 270 euros, la cebada 245 euros y el trigo 260.

En origen, los precios del trigo y las cebadas en el campo español son inferiores a los precios de las importaciones. Esto hace prever que los precios en el mercado interior seguirán subiendo. Sin embargo, esos futuros aumentos se verán condicionados por la evolución de la demanda y por la posibilidad de que explotaciones ganaderas cierren por no poder sobrevivir a esos precios, o bien que opten por productos sustitutivos de menor calidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS