Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos anuncia que toda la ayuda a la banca estará desembolsada en 18 meses

El ministro niega que el rescate de la banca imponga nuevas condiciones para el Estado

Finlandia es el único que ha pedido garantías adicionales, "pero su problema no es España"

Adelanta que “el interés de la ayuda a la banca puede ser inferior al 3%”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado este martes durante un descanso del Ecofin que toda la ayuda a la banca estará desembolsada en 18 meses. El ministro, que ha confirmado el acuerdo político para el rescate a la espera de que varios países lo aprueben, momento a partir del cual se podrá firmar el memorándum, ha revelado también que Finlandia ha sido el único que ha pedido garantías adicionales. "Pero su problema no es con España", ha matizado Guindos.

"El periodo previsto para todos los desembolsos es de 18 meses y el primer desembolso se realizará antes de finales de este mes por 30.000 millones de euros", ha informado el ministro.

Sobre la posición de Finlandia, Guindos ha revelado que ya están "trabajando con ellos para que cuenten con dicho colateral", que en todo caso ascenderá a una parte muy inferior al de su parte del crédito —del 2% del total en línea con su peso en el PIB comunitario—. El acuerdo, sin embargo, no tiene por qué ser con España. "Incluso le voy a decir que no es con el Gobierno español", ha asegurado.

Para explicar la posición de fuerza de Finlandia, el ministro ha recordado que para que el fondo actual de rescate (el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) libere los fondos es preciso la unanimidad de los socios. “Por lo tanto, si un país dice que requiere algún tipo de garantía adicional y que sino no firma, pues no habría programa si su parlamento no le da el visto bueno y esa es la razón fundamental por la cual ya se está trabajando con Finlandia al respecto", ha comentado.

Por la mañana, antes de la reunión, Guindos ha querido dar un mensaje sencillo y directo: los dos acuerdos alcanzados ayer en el Eurogrupo —las condiciones del rescate a la banca y la concesión de un año más para dejar el déficit en el 3%— son muy buenos para los intereses españoles y, sobre todo, son totalmente independientes.

Dicho de otra forma, si el Gobierno se ve obligado a contradecir sus promesas electorales al subir por ejemplo el IVA no es porque Europa le imponga nuevas condiciones a cambio de la ayuda, sino porque es necesario para cumplir con los compromisos de consolidación fiscal, que posponen el objetivo de déficit del 3% hasta 2014. A este respecto, Guindos ha dejado la responsabilidad del anuncio de las medidas al presidente, Mariano Rajoy, que mañana las expondrá en el Congreso.

“[Los dos acuerdos] no tienen absolutamente nada que ver porque no hay condicionalidad macroeconómica en el memorándum”, ha dicho Guindos antes de entrar en el Ecofin (la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE) antes de insistir en que no supone "más imposiciones" o "compromisos adicionales de ningún tipo".

Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea, había dejado claro tan solo unas horas antes que España está obligada a cumplir “plenamente” el nuevo pliego de condiciones, lo que puede suponer recortes en las pensiones o en el subsidio de desempleo. De hecho, el texto del memorándum incluye condiciones macroeconómicos, algo que el Ejecutivo ha negado sistemáticamente desde que solicitó la ayuda exterior el 9 de junio.

Con pocas horas de sueño tras la reunión que acabó de madrugada del Eurogrupo (un foro más reducido que el Ecofin con los ministros de la eurozona) y con los mercados sin aflojar la presión, el ministro español también ha alabado las condiciones “extremadamente positivas” del préstamo europeo, que en un primer momento tendrá que asumir el Tesoro español, a través del FROB. Guindos ha insistido en esta idea varias veces: el crédito tiene “un periodo de maduración muy largo, un periodo de gracia también muy largo y unos tipos de interés muy reducidos”.

El préstamo —que a lo largo de este mes se sustanciará en los primeros 30.000 millones que recibirá la banca española— tendrá una vida media de 12,5 años. Guindos ha asegurado que los primeros vencimientos se producirán en un periodo “que se puede acercar a los 10 años”.

Pero ha sido al final del encuentro con los periodistas, a punto de irse a la reunión con los otros ministros europeos, cuando ha sugerido que los tipos de interés –que se esperaba que rondaran el 4%— pueden ser más ventajosos de lo esperado. ¿Del 3% o del 4%?, le han preguntado. “Incluso pueden ser más bajos”, ha respondido alejándose del corrillo de periodistas.

En cuanto al acoso de los mercados, que hasta hoy no han aflojado la presión, Guindos ha reconocido que perseverar en la consolidación fiscal no basta, ya que también ha admitido que es necesario tomar medidas "a nivel europeo". Así, ha abogado, por implementar "las medidas para estabilizar los mercados acordadas en el último Consejo Europeo". Esto es, las ayudas directas a la banca, lo que eliminaría el vínculo entre deuda soberana y financiera, y la compra de deuda por parte de los fondos de rescate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >