COYUNTURA AGRARIA

El sector alimentario rechaza el acuerdo con Marruecos

La liberalización del comercio de productos perjudica al sur de la UE

El nuevo acuerdo agrícola con Marruecos entró ayer en vigor, tras haber concitado el rechazo del sector agrario de los países mediterráneos, por considerar que atenta contra el futuro de las explotaciones hortícolas. El Parlamento comunitario dio luz verde al mismo el pasado mes de febrero con el apoyo masivo de los países del norte.

Para la Federación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas, el acuerdo perjudicará gravemente el desarrollo del sector hortícola español al aumentar la oferta a bajos precios. La misma organización señala que, con recursos procedentes del fondo de ayuda de Estados Unidos a Marruecos, en la última campaña se destinaron 300 millones de euros para el desarrollo en ese país de nuevas plantaciones de frutales.

El acuerdo supone un paso más en el proceso de liberalización del comercio de los productos agrarios y alimentarios entre las dos partes. Bruselas abre más las fronteras a las importaciones de productos hortícolas frescos de Marruecos, con un claro perjuicio para los países del sur de la UE, especialmente para España. En la parte contraria, potenciará las exportaciones comunitarias de productos elaborados lácteos, aceites vegetales, carnes o cereales desde los países del norte.

Con el nuevo compromiso se liberaliza el comercio de todos los productos agroalimentarios, con la excepción de siete que se consideran sensibles: tomate, pepino, fresa, clementina, ajo, calabacín y azúcar. Para ese grupo se establece un sistema de preferencias arancelarias con un contingente. La principal preocupación del sector corresponde a las importaciones de tomate, con un arancel especial, que pasarán de 233.000 a 285.000 toneladas, con contingentes mensuales de septiembre a mayo.

Producciones acogidas

Entre otras producciones acogidas a este sistema se hallan: el calabacín, que pasará de 25.000 a 50.000 toneladas; el pepino, de 5.600 a 15.000 toneladas; el ajo, de 1.000 a 1.500 toneladas; y la clementina, de 130.00 a 175.000 toneladas. En fresas, además de las 12.000 toneladas del acuerdo anterior, se abren dos nuevos contingentes de 3.600 y de 1.000 toneladas. En otras producciones como el aceite se eliminan los derechos de aduana, lo que supone libertad a Marruecos para exportar, mientras la UE solo podrá vender sin aranceles a ese país 2.000 toneladas.

Además del mayor volumen de entradas y la reducción o supresión de aranceles, en medios agrarios se reclama un mayor control en la frontera para que se cumplan los contingentes acordados y que se respeten los precios de entrada para evitar el hundimiento de los mercados.

El sector de las frutas y hortalizas supone una facturación de unos 15.000 millones de euros, el 33% de la producción final agraria, de los que casi 9.000 corresponden a la exportación.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS