Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania se mantiene cautelosa respecto al posible rescate de España

El portavoz de Angela Merkel sostiene que “Europa tiene instrumentos" para intervenir

La canciller alemana, Ángela Merkel, junto al portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert.
La canciller alemana, Ángela Merkel, junto al portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert.

El Gobierno alemán se mantiene cauteloso respecto a las informaciones de que España pedirá el sábado el rescate europeo de sus bancos. El portavoz de Angela Merkel, Steffen Seibert, ha insistido este mediodía en que “Europa tiene instrumentos” para el rescate de sus socios o sus sistemas financieros. El Gobierno español, ha repetido, “sería el encargado de solicitar las ayudas si es que las necesita”.

Así que “el único comentario del Gobierno sobre lo que se ha dicho de España es que no los comentaremos”. Tampoco en el ministerio de Hacienda han querido añadir una sola palabra más a lo dicho en los últimos días. Martin Kotthaus, vocero del ministro Schäuble, ha recurrido a la misma expresión que usó el miércoles: “no comentaremos, cuándo ni cómo debe España hacer qué”. En cuanto a la conferencia telefónica de los 17 ministros de Hacienda del euro de la que se ha informado, Kotthaus ha rechazado “comentar los supuesto acontecimiento paralelos a los rumores” de la petición de ayuda española.

Poco se mueve en Berlín desde que, esta semana, se planteara el posible rescate del sector financiero español con condiciones limitadas a la banca. Este posible rescate “suave” evitaría una intervención en toda regla y está contemplado en los mecanismos europeos. El Gobierno alemán ha dado señales de que aceptaría este tipo de recate parcial para España, pero sigue negándose tajantemente a que sus bancos reciban dinero directamente de los fondos de estabilidad. El mensaje de estos días, que Alemania ha repetido machaconamente, es que “España ha recorrido un camino muy largo” en estos últimos meses, lo cual podría servir a Madrid para evitar la intervención directa.

No habrá troika, pero todavía se discute sobre el método del “hipotético” recate. Alemania mantiene “dudas legales” sobre la posibilidad de que el dinero europeo llegue a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Pero estas serían, se dice, “cuestiones de detalle”. En el Gobierno no quieren interpretar las informaciones de la agencia Reuters ni las “fuentes alemanas” que citan los reporteros británicos. “Yo no soy esa fuente, se lo aseguro”, comentaba un funcionario este mediodía. A la pregunta de si “ha cambiado algo” desde que, el miércoles, Alemania pedía esperar a las dos auditorías pendientes sobre la necesidad de la banca, en el Ministerio de Hacienda alemán respondían hoy que “eso solo se lo pueden decir en Madrid”.