Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Seguridad Social recurrirá al Fondo de Reserva este año si le falta liquidez

Tomás Burgos no descarta la posibilidad de hacerlo este año ante un desfase de tesorería

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.
El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.

El Gobierno no descarta recurrir al Fondo de Reserva de las pensiones este año. Lo haría como "último recurso", y solo en el caso extremo de que la Seguridad Social  tuviera problemas de liquidez y no fuera suficiente con otros recursos con los que cuenta como los 4.600 millones de euros del Fondo de Prevención, según ha declarado el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

En su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso, Burgos ha admitido que debido a la crisis, la destrucción de empleo y la caída de cotizantes el organismo que dirige se puede encontrar con "importantes tensiones de liquidez en los próximos meses". Es decir, que lo ingresado por cotizaciones sociales y el remanente de caja no fuera suficiente para afrontar sus obligaciones (pensiones contributivas y no contributivas, prestaciones por desempleo, etcétera), lo que le obliga a echar mano de los recursos acumulados durante los años de bonanza, que superan los 72.500 millones de euros.

El Gobierno ya autorizó hace dos semanas la venta de los activos financieros que tiene el Fondo de Prevención, el dinero sobrante de la gestión de las mutuas. Con este movimiento admitía implícitamente las "tensiones de liquidez" en que puede verse la Tesorería de la Seguridad Social en los próximos meses, por ejemplo, cuando en estas semanas tenga que desembolsar la paga extraordinaria y poco después la nómina de junio. 

Para utilizar el dinero del Fondo de Reserva, la hucha de las pensiones, en cambio, Burgos ha explicado que no es necesario cambio legal alguno, ya que la norma establece que se puede recurrir a él cuando haya tres trimestres consecutivos de déficit "y eso ya se da".

La Unión Europea tendrá que explicar por qué quiere acelerar el retraso de la edad de jubilación"

Tomas Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social

Respecto a la exigencia de Bruselas de que se acelere el periodo transitorio que prevé retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años en 2027, Burgos ha dicho que no le parece "adecuado" proceder a la revisión de una norma "que ni siquiera está en vigor". "Tendrá que ser la Unión Europea la que nos explique por qué han puesto el foco en este punto", ha sostenido, y a continuación ha pasado a comparar el periodo transitorio español con el de otros países como Alemania (donde la transición hasta 67 años empieza en en 2012 y culmina en 2029), Austria (se retrasa la edad de jubilación a los 65 años entre 2024 y 2033) o Francia (donde se fija una horquilla para el retiro entre los 62 y 65 años desde los 60-65 actuales hasta 2023)."Hay otros elementos que pueden tener el mismo efecto", ha reafirmado Burgos, como ya hiciera la semana pasada al conocerse el informe de la Comisión Europea.

El punto en que responsable de la Seguridad Social ha rehuído el debate ha sido en si el Ejecutivo va a rebajar o no las cotizaciones sociales y compensará la merma de ingresos subiendo el IVA en 2013, tal y como insistentemente viene declarando el ministro de Economía, Luis de Guindos. No obstante, Burgos ha dejado claro que a él esa posibilidad no le gusta en absoluto. "Son más previsibles". Con estas palabras, Burgos trata de decir, sin hacerlo abiertamente, que normalmente las bajadas de cotizaciones sociales no suelen compensarse por las subidas de impuestos indirectos, ya que el comportamiento de estos últimos son mucho más impredecibles.